Recientes estudios científicos publicados en la revista The Lancet ha sustentado que la utilización del ácido acetilsalicílico de 100 mg con capa entérica en pacientes con un evento vascular previo reducían hasta en un 31% el riesgo de infarto cardiaco y en un 22% el riesgo de volver a sufrir un Evento Cerebro Vascular.

En el estudio participaron más de 17.000 hombres y mujeres que necesitaban tratamiento secundario, sin embargo, se ha demostrado que las personas que toman este medicamento antes del primer evento reducen en un 23% el riesgo de infarto cardiaco y en 18% los eventos coronarios mayores.

El trabajo de este medicamento inhibe la agregación plaquetaria, es decir, que evita la acumulación de plaquetas de forma natural formando trombos o coágulos en el interior de las arterias y venas.

Los beneficios terapéuticos en la prevención primaria van desde reducir en 12% el riesgo combinado de infarto al corazón, enfermedad vascular cerebral o muerte cardiovascular, además reduce en 14% el riesgo de un evento cerebral isquémico.

En los pacientes con angina inestable se ha observado una reducción de muerte o infarto no fatal entre el 51 y 72%. Por su parte, la prevención secundaria reduce en un 31 y 22 por ciento el riesgo de recurrencia.

Sin embargo, para que esta reducción de riesgos sea aplicable es necesaria un estricto apego a tratamiento, para lo cual Bayer ha tratado de ayudar a los pacientes, pues se ha demostrado mediante el estudio “Estrategias para mejorar la adherencia terapéutica en patologías crónicas” de 2005 que la simplificación del tratamiento ayuda significativamente a mejorar la tasa de adherencia.

Hoy en día las Guías de Práctica Clínica nacionales e internacionales concuerdan en la utilización del ácido acetilsalicílico de 100 mg con capa entérica tiene una eficacia probada para la prevención primaria y secundaria de los eventos cardiovasculares.

Sobre las consecuencias gástricas que se han detectado, el doctor y profesor Angel Lanas de Asuntos de Investigación de la Universidad de Zaragoza, España, presidente del Servicio de Enfermedades Digestivas del Hospital Universitario “Lozano Blesa” de Zaragoza, afirmó que debe evaluarse el riesgo de cada paciente por un sangrado o hemorragia gástrico, sin embargo, los casos son realmente bajos, se habla de un caso por cada 1.000 pacientes.

Hay factores de riesgo como la edad, historia previa de úlceras o sangrado y aún así hay fármacos que coadyuvan el tratamiento para evitar estos riesgos y se considera como prioridad conservar la vida que un sangrado gástrico común.