El tratamiento de la DM2 requiere, en la mayoría de los casos, que el paciente modifique su estilo de vida con la implantación de una dieta sana, práctica de ejercicio físico, abandono del hábito tabáquico y, por supuesto, la toma de medicación diaria así como el control de sus valores glucémicos.

En la práctica clínica de la atención al paciente diabético, los especialistas se encuentran con el incumplimiento del tratamiento farmacológico, sobre todo con los hipoglucemiantes orales. Aunque es una evidencia los beneficios que estos fármacos aportan al tratamiento de la DM2, los efectos disminuyen lógicamente cuando el paciente no se adhiere a las pautas prescritas.

Aunque en nuestro país los estudios sobre el cumplimiento terapéutico no abundan, se  calcula que cerca de un 40% de estos pacientes no cumplen bien el tratamiento farmacológico y que más del 80% no siguen correctamente las recomendaciones higienicodietéticas de forma adecuada a lo largo del tiempo.

Los determinantes principales a la hora de agravar el incumplimiento terapéutico y la adherencia al tratamiento prescrito son el olvido de la toma, la falta de apoyo social, la cronicidad de la enfermedad y una valoración laxa por parte de los pacientes de los posibles daños futuros de la enfermedad.

Otros factores que también inciden seriamente en la falta de adherencia son el vivir solos dificultades en la visión, escasa comprensión lectora y nombres muy difíciles de pronunciar o recordar en algunos fármacos, escasos medios económicos en pacientes con copago, así como el miedo a efectos secundarios.

La comorbilidad asociada del paciente es un factor importante en el cumplimiento, ya que muchas veces el diabético está sometido a 4 ó 5 patologías y la cantidad de toma de medicamentos supera los 20 comprimidos diarios, lo cual dificulta que el paciente pueda llevar a cabo adecuadamente las terapias. En muchas ocasiones son pacientes con edad que superan los 80 años y que sus capacidades mentales no les permiten realizarlo de forma efectiva.

Formación diabetológica

Para lograr una solución a la falta de adherencia y para que la DM2 no evolucione rápidamente los expertos consideran fundamental  impulsar la formación  diabetológica de los pacientes y también de sus familiares o acompañantes, haciéndolo de forma continuada en el tiempo y adaptándose a las necesidades de cada paciente en función de las características de su enfermedad, su edad, su status, su estilo de vida, su formación…etc.

Está claro que la mejor forma de optimizar el apego terapéutico empieza con una buena relación médico-paciente y el recordárselo en cada consulta. La simplificación en los tratamientos así como la inclusión de diversos principios activos en una sola toma mejora que el paciente cumplimente mejor las terapias. Debe motivarse al diabético para no rendirse ni dejar el tratamiento.

Los SDP (sistemas personalizados de dosificación) son organizadores de medicación en forma de blisters semanales desechables, que se preparan en la mayoría de las oficinas de farmacia siguiendo la prescripción médica de dosificación, posología e identificación de cada una de las tomas.

La receta electrónica ha supuesto una mejora para el control de los pacientes y la conexión entre los diferentes niveles asistenciales, incluidas las oficinas de farmacia, ya que permite conocer si el paciente está llevando realmente lo prescrito.

Combinaciones fijas, pros y contras

Está comprobado que las combinaciones fijas de fármacos en una sola cápsula son un gran avance; aportan muchas ventajas y casi ningún inconveniente. Y es que facilitan el cumplimiento terapéutico evitando tomar muchas pastillas y permitiendo en algunos casos tratar una hipertensión con tres fármacos y un solo comprimido.

La ventaja fundamental del uso de combinaciones fijas es un aumento del cumplimiento, dado que la administración es más sencilla con reducción de costes. Además permite a veces utilizar los fármacos por debajo de los umbrales de la dosis individualizada asociada a efectos secundarios.

En contra está la falta de flexibilidad a la hora de ajustes. Otro inconveniente es que en el momento actual se disponen de un número limitado de combinaciones de fármacos que debería aumentarse. Otra dificultad es que en el momento actual se disponen de un número limitado de combinaciones de fármacos que debieran aumentarse.

Existen varios medicamentos combinados nuevos para la diabetes, entre ellos los inhibidores de SLGT-2 con metformina; estos fármacos bloquean la absorción de un poco de la glucosa por los riñones y hace que se elimine con la orina.

El fármaco combinado que ha recibido la aprobación más reciente para el tratamiento de la diabetes tipo 2 es el primero en combinar un inhibidor SCLT-2 con un inhibidor DPP-4. Estos aumentan la producción de insulina y disminuyen la glucosa que se almacena en el hígado.

La dirección de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (Food and Drug Administration) también estudia nuevos medicamentos que incluyen en la combinación otro tipo de fármacos, como los inhibidores DPP-4 y las Tiazolidinedionas que aumentan la sensibilidad del organismo a la insulina.

Mientras tanto, por lo general, es más fácil para las personas seguir un régimen de medicamentos combinados en el que se toman dosis distintas de diferentes fármacos a diversas horas, ya que simplifica el control y hace que los pacientes tomen dos medicamentes a más largo plazo.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores especialistas en Medicina de Familia Eduardo Escrigas Galán, María A. Vidal Ruíz de Velasco, María Luisa Varela Mourenzá, Alejandra Rey Rañal, Marcelino Calviño Cerqueiro, Juan Carlos Vidal Lorenzo, del (C.S. San Jose, La Coruña). Modesto Novoa Novoa, José Manuel Garrido Sampedro, Luis Delgado Charro, José María Pardo Hortal, Manuel Rey Rionegro, Carlos Moral Paredes del (C.S. Xinzo de Limia, Ourense). Florián Herreros Ríos, Blanca Navarro Lacera, José María Fernández Rodríguez-Lacin, Azucena Deopatria Estevan Fresno,  Gonzalo Muro Uria. Estela García Gutiérrez del (C.S. Natahoyo. Gijón). María José González Baldonedo, Vicente Salgado Nieto, César López Álvarez, Jordi Reguart  Aransay, Manuel Rey Rionegro, Marisa Barrosa Taboada del (C.S Valle Inclán-Ourense). Leandro Bousquets Toral, Luis Gama Revilla, Ángel Hortal Alvárez, José Luis Cuervo Prendes, Honorio Mendeez Montes y Leticia Díaz Tejón  del (C.S. Cangas Del Narcea. Asturias). Andrés Antonio Vizcaya Ramos, Julio Álvarez Fernández, Enrique Nieto Pol, Manuel Otero Mata y Nicolás Carbone Gromas del (C.S. Concepción Arenal. Santiago de Compostela).