La reunión mantenida con los responsables de Instituciones Penitenciarias el pasado 19 de octubre por parte de los sindicatos no ha supuesto avances para la Sanidad penitenciaria. El objetivo de la misma era valorar cómo se iba a llevar a cabo la resolución de la Comisión de Interior del Congreso de los Diputados. Todo ello, tras aprobarse una proposición no de ley el pasado 10 de septiembre. En la misma se urgía a la integración de la Sanidad penitenciaria en el sistema sanitario de las comunidades autónomas y a la equiparación salarial de los profesionales sanitarios penitenciarios. Sin embargo, no se han producido avances en este traspaso.

De esta forma, dieciséis meses después de la última reunión, los representantes de CESM constataron que no se ha avanzado nada. Según afirman, la Administración penitenciaria no puede garantizar una Sanidad penitenciaria en condiciones.

Problemas en el traspaso de la Sanidad Penitenciaria

Tal y como exponen desde el sindicato CESM en un comunicado, no hay propósito de cumplir lo acordado en la Comisión de Interior del Congreso. Esta inactividad supone no mejorar la precariedad laboral de los sanitarios penitenciarios. Igualmente, no se puede garantizar la continuidad de cuidados, al no estar incluidos en la red sanitaria.

Desde el Ministerio del Interior admiten conocer el problema y comparten la solución. Así se dejó constancia también de manera escrita en 2019 en el artículo La sanidad penitenciaria en su laberinto de Eugenio Arribas. Pese a ello, o bien se carece de voluntad política para cumplir la ley tras 17 años de incumplimiento, o no se encuentran capacitados para conseguirlo, según CESM.

“Parece que piensan dejar que el sistema colapse y tal vez después externalizar la Sanidad. Es decir, privatizarla. Ante esta opción se pregunta si es esa la idea de un gobierno progresista”, se preguntan desde el sindicato.