El viernes 16 de febrero el sismo tuvo un registro de 7.2 grados Richter con epicentro a 11 km de Pinotepa Nacional, estado de Oaxaca, según el Instituto Sismológico de México, así como 200 réplicas en las horas siguientes. El Centro de Alerta de Tsunamis del Pacífico, sin embargo, dijo que no había amenaza de olas gigantes.

En Oaxaca se reportaron múltiples daños en edificios y casa cercanas al epicentro, así como recorte de electricidad, Internet, telefonía intermitente  y de suministro de agua. El Hospital Regional Pedro Espinoza Ruedas fue desalojado por completo.

El gobernador y el funcionario federal supervisaron las instalaciones del Colegio de Bachilleres del Estado de Oaxaca (Cobao), plantel 03 de Pinotepa Nacional, en donde resultaron dañadas en su infraestructura 10 naves.

No se reportaron nosocomios afectados por parte de la Secretaría de Salud de la Ciudad de México, de los 8 hospitales que resultaron afectados en el 19 de septiembre, 7  fueron rehabilitados  y uno sigue en proceso de reconstrucción.

La mayor destrucción se reporta en la costa de Oaxaca, en los municipios de Santiago Pinotepa Nacional, San José del Progreso, Jamiltepec, Huazolotitlán, Río Grande, San Pedro Tututepec y Santa María Zacatepec.

El coordinador nacional de Protección Civil de México, Luis Felipe Puente, explicó en Twitter que la infraestructura de comunicaciones y transporte no se vieron afectadas y operaban con normalidad minutos después del temblor. No ha habido fallecidos ni heridos.

Por su parte, el director general de la petrolera Pemex, Carlos Treviño, aseguró en redes sociales que “todas las refinerías y centros procesadores de gas están bien”.