El Sindicato Médico de Baleares ha asegurado que en las reuniones mantenidas con la consejera de Salud, Carmen Castro, el director general, Juan José Bestard, y el director general de Acreditación, el doctor Sbert, en ningún momento se les ha planteado ninguna resolución ni intención sobre privatización de ningún centro hospitalario de la CC.AA.

 

Desde la organización reconocen que sí se les ha puesto en antecedentes de la especialmente grave situación económica del Gobierno autonómico y “se nos explicó algunos de los recortes que pudieran afectar a la actividad sindical recortándose horas, la reconsideración de las peonadas en algunos centros y la posibilidad de recortar algunos servicios de urgencia en determinadas especialidades de algún hospital”, han apuntado.

 

El Sindicato Médico de Baleares quiere informar al personal estatutario que trabaja en el ámbito de la Sanidad pública de la Comunidad, que cualquier iniciativa del Servicio de Salud, que pretenda modificar alguna condición laboral, jurídica o retributiva, tiene por ley necesariamente que ser elevada a la Mesa Sectorial de Sanidad, circunstancia que todavía no se ha dado y “que por nuestra parte esperamos que sea convocada a lo largo de este mes de septiembre”.

Esta apreciación “continúan explicando desde el Sindicato Médico de Baleares- es de sobra conocida por todos los sindicatos que componen la Mesa sectorial “El Sindicato no entrará a valorar hipótesis ni participaremos en crear alarma social, por tanto no realizaremos declaraciones fuera de contexto en tanto en cuanto no sea informado “directamente” por el Servicio de Salud”, han recalcado.

Los responsables del sindicato balear aseguran que desde su institución elevarán a la opinión pública su firme actitud de velar por el mantenimiento de los “niveles de calidad de nuestra sanidad pública, en su universalidad, subvencionada con nuestros impuestos, en el mantenimiento de todas las prestaciones sociales en la protección a nuestros mayores, en todos los programas de atención al embarazo ,en la accesibilidad de nuestros servicios, en la prestación farmacéutica, entre otros servicios”, añaden.

En su opinión, los servicios sanitarios deben de estar al margen de cualquier medida de recorte en el gasto. En este sentido apuntan que cualquier actuación que se tome debe ser meditada y consultada con los profesionales e interlocutores sociales, calibrando muy bien actuaciones de las que luego se puedan derivar la perdida de la calidad que tantos años de esfuerzo y sacrificio nos ha costado a todos los que integramos el Servicio Balear de Salud”, concluyen.

Reivindicaciones

Por otro lado, una vez lograda la suspensión de la convocatoria ordinaria de carrera y el compromiso de renegociación de los acuerdos de carrera, SIMEBAL ha presentado un escrito a las Administraciones sanitarias en las que exige al IB-Salud que garantice públicamente al personal el puntual pago de las nóminas y que las reformas estructurales que quiere llevar a cabo no comporten la pérdida de ningún puesto de trabajo.

Por otra parte, SIMEBAL también demanda también un cronograma de previsiones de cumplimiento de sus obligaciones contraídas con el personal. En relación a la Carrera Profesional demandan el reconocimiento de la deuda por la suspensión del aumento porcentual del complemento de carrera, que debía ser del cien por cien desde el año 2010, y desbloquear este aumento en los presupuesto del 2012.

Consideran, asimismo, que debe ser renegociado con urgencia el acuerdo de fase ordinaria de carrera (adaptable a todos los ámbitos sanitarios: los ítems no puede ser iguales, por ejemplo en Son Espases que en Formentera o Atención Primaria) y con resolución de los flecos.

Sobre la productividad variable piden el pago inmediato de la productividad variable. Tampoco olvidan el plus de fidelización islas: pago inmediato de lo adeudado. Del mismo modo, desde Simebal reclaman en la OPE, la agilización de los procesos actuales y para los interinos, una convocatoria de un proceso extraordinario de consolidación del actual personal temporal.