El Sindicato Médico de Cantabria ha denunciado el "panorama dantesco" en que trabajan los profesionales de Atención Primaria de los centros del Servicio Cántabro de Salud (SCS) y que se enfrentan a un verano "caótico" en lo que a la atención sanitaria en este área se refiere.

Esto se debe, entre otras cosas, al nivel de autocobertura (cuando un médico no es sustituido y su trabajo es asumido por sus compañeros), que alcanza el 40% entre los médicos de familia y se eleva hasta el 50% en el caso de los pediatras, entre quienes la situación es "aún peor", ya que en "semanas enteras" no hay ninguno en determinados centros de salud, debido a que se mantienen los ratios establecidos cuando se impusieron medidas "draconianas" por la crisis económica.

José Antonio Campos y Santiago Raba, del Sindicato Médico, han rebatido las declaraciones "triunfalistas" de la consejera de Sanidad, María Luisa Real, que aseguró el mes pasado que no iba a haber "problemas" en Atención Primaria este verano cuando, según ambos sindicalistas, ya los está habiendo.

Masificación de las consultas

Campos y Raba, que han expuesto la situación en diferentes centros de salud de la región, como Santander, Torrelavega, Camargo, Astillero, Santoña, Alto Asón, Nansa o Puente San Miguel, han achacado la misma a tres razones fundamentales: sobrecarga asistencial de los médicos ("masificación de consultas" que ocasionan estrés, ansiedad o desmotivación entre los profesionales); inestabilidad laboral (desde que se convocan oposiciones en el sector en Cantabria se tarda una media de cinco años en resolver el proceso), y los salarios que perciben los profesionales sanitarios de la región, que cobran hasta 10.000 euros menos anuales que en el País Vasco en tanto que no perciben ciertos complementos que sí se pagan en otras comunidades autónomas.

Y tras apuntar que este año han terminado su formación 35 profesionales, de los cuales solo once se han incorporado a trabajar en Cantabria, los dos representantes del Sindicato Médico han considerado que en la región se forman "suficientes especialistas" para cubrir las necesidades existentes, aunque al Gobierno -se han quejado- no le "interesa" sustituir a médicos y prefieren destinar el dinero a otros fines", ha indicado.

Entre los pediatras la situación sigue siendo "peor" respecto a otros compañeros de Atención Primaria, pues ni uno solo -aseguran desde el Sindicato Médico- se ha quedado en Cantabria en los últimos cinco años, al tiempo que el último concurso de traslados no atrajo ninguno de estos especialistas a la región.

Batería de soluciones

Con este panorama, desde esta formación sindical han planteado una batería de soluciones a la Administración, para atajar la situación actual en la Atención Primaria en la región. Entre ellas figuran establecer "agendas máximas de calidad" pactadas con la Administración; contratos de continuidad anuales y para todo tipo de sustituciones; mejoras salariales como percibir complementos de productividad y el 100% de la paga extra y no la mitad; que las oposiciones de médicos se desarrollen en un plazo máximo de seis meses desde que se publica la convocatoria hasta que se hacen los exámenes y de un año para tomar posesión; poner fin a modificaciones de horarios laborales -especialmente entre pediatras- que dificultan la conciliación laboral y familiar; y modificar la legislación sobre residencias de la tercera edad de Cantabria para que dispongan de médico propio, al ser la "única" comunidad autónoma donde no es así.

En su comparecencia ante los medios, Raba y Campos han cifrado en un "mínimo" de 70-80 los médicos necesarios para cubrir las jubilaciones previstas y las sustituciones en Atención Primaria, área compuesta en la actualidad por 493 profesionales, incluidos los SUAP (servicio de urgencias).

De no acordarse soluciones y adoptarse medidas, la situación de este verano, el "peor" de los últimos años cuando apenas acaba de comenzar, irá "a peor", han advertido los dos representantes del Sindicato Médico de Cantabria, que creen que se está "fomentando la sanidad privada". "Hablan mucho de la sanidad pública, pero hacen poco", han concluido.