Los sindicatos con representación en la Mesa Sectorial del Servicio Vasco de Salud (SVS)-Osakidetza han perdido la paciencia. están hartos de esperar a que la Administración sanitaria vasca sea receptiva a sus demandas laborales. Critican que en los seis meses de legislatura del Gobierno vasco, el consejero de Salud, Jon Darpón, no haya demostrado tener la "más mínima intención de escuchar sus reivindicaciones en aras a una Sanidad mejor".

Ante la falta de interlocución con Darpón, las centrales han decidido no quedarse de brazos cruzados. En principio, "como la unión hace la fuerza", han optado por unirse en una manifestación unitaria que tendrá lugar en la capital vizcaína el próximo 3 de junio.

Las organizaciones critican con dureza los recortes en Osakidetza, así como la externalización que están llevando a cabo en determinados servicios. CC.OO es una de las centrales más críticas con las políticas del Departamento de Salud. "El Servicio Vasco de Salud se niega  rotundamente a publicar su plantilla estructural a pesar de que se comprometieron a hacerlo antes del 1 de mayo. una promesa incumplida".

Consideran los portavoces sindicales que Osakidetza hace caso omiso de los acuerdos en materia de contratación "por lo que el servicio se está resintiendo". Además, critican duramente la cerrazón de los responsables de la Sanidad vasca por sentarse a negociar. "Su actitud es de oscurantismo total, de prepotencia", apuntan visiblemente molestos.

Desde las organizaciones confiaban en que en la actual legislatura se produjera un cambio en las políticas sanitarias, sin embargo, lejos de "acercar posturas entre los sanitarios y los responsables políticos la situación está empeorando, ya que los años pasan y las posturas se van enquistando".

A pesar de que la nueva gerente de Osakidetza, María Jesús Múgica, ha manifestado en numerosas declaraciones públicas su intención de sentarse a negociar y llegar a acuerdo con los profesionales, las centrales apuntan que "no han conseguido aún sentarse a dialogar con ella para tratar los numerosos aspectos laborales pendientes de la anterior legislatura".

Falta de información

En este sentido aseguran que están pasando por las mismas situaciones que han vivido durante los últimos cuatro años y medio. "La información que se nos traslada a los trabajadores es nula", dicen dolidos por la "opacidad y cabezonería por no querer negociar". Como ejemplo citan el caso de las OSI, las organizaciones sanitarias integradas en las que ha quedado dividido el País Vasco y que unifican las áreas de Atención Primaria y Hospitalaria,

El malestar es tan profundo que Osakidetza ha logrado lo impensable hace unos años: la unidad de acción de todas las centrales, excepto el Sindicato Médico de Euskadi (SME), también muy crítico con las políticas de recortes que lleva a cabo el departamento de Darpón, pero que por el momento no se suma a las movilizaciones de los sindicatos de clase. Una decisión que contrasta con la de Satse, el sindicato profesional de Enfermería, quien sí se sumará a las centrales en sus demandas "porque hay que denunciar el doble juego de mano tendida de cara a la galería del Departamento de Darpón y el obstruccionismo en el seno de las negociaciones", remachan desde Satse.

Falta de negociación en la Mesa sectorial

En esta misma línea se manifiestan el resto de las centrales al censurar con dureza la falta de negociación en la Mesa Sectorial. "Osakidetza en la actual legislatura tampoco demuestra predisposición alguna a hablar con los trabajadores".

Todos los portavoces de las centrales coinciden a la hora de señalar la falta de respeto y talante autoritario de la Administración sanitaria con la parte social. Entre las peticiones que tiene que hacer frente la consejería de Darpón figuran "a juicio de las centrales- la devolución del 5 por ciento del sueldo perdido, así como garantizar las sustituciones desde el primer día y "que se modifique el acuerdo de contratación". Y es que desde los sindicatos vienen demandando sistemática mayor transparencia en la gestión de las listas, "con libre acceso de la plantilla a ellas. No queremos contratos fraudulentos. Para ello se precisa transparencia", subrayan.

"La reordenación debía de haber contado con nosotros"

Por otro lado, los tribunales de justicia han dado la razón a los sindicatos en el tema de las OSI – las organizaciones sanitarias integradas en las que ha quedado dividido el País Vasco y que unifican las áreas de Atención Primaria y Hospitalaria-, Las centrales pedían que la reordenación de Osakidetza contase con su aprobación, a lo que la Administración sanitaria se oponía.

Para los sindicatos, las OSI, tal y como se han puesto en marcha, atentan contra los derechos de los profesionales. Este es el motivo por el que han recurrido a la Justicia y esta les haya empezado a dar la razón.

A las diferentes resoluciones judiciales en primera instancia echando para atrás la creación de las OSI se suma la que pesa sobre dos áreas integradas en las que se quedó dividida Álava. Aunque Osakidetza recurrirá las sentencias, los sindicatos aseguran estar dispuestos a llegar también hasta el final.

Por este motivo, los portavoces sindicales reconocen que han pedido al Ejecutivo de Íñigo Urkullu que se sienten a negociar para evitar que se ejecute la sentencia y se anule la creación de estas OSI, ya que las centrales inicialmente no están en contra de ellas, "sino del modo en que se han puesto en marcha", explican a EL MÉDICO INTERACTIVO fuentes sindicales, al tiempo que consideran que todas las sentencias dejan claro que las "OSI han impedido ejercer los derechos de negociación colectiva".

"Las OSI no pueden recortar los derechos laborales"

Las centrales no están por la labor de consentir que sean las direcciones de las OSI quienes apliquen e interpreten las condiciones laborales de los sanitarios vascos, "cosa que está ocurriendo actualmente, ya que el SVS está perdiendo el control sobre las condiciones de trabajo de su plantilla". Unas condiciones, continúan explicando las centrales, que deben ser negociadas en la Mesa Sectorial entre los representantes de la parte social y la Dirección sanitaria. "El desgobierno en cuanto a las condiciones laborales de la plantilla es por lo que estamos llevando el tema a los tribunales", remachan.

Las OSI empezaron a funcionar en el Servicio Vasco de Salud (SVS) en 2011 y, según señalan desde LAB, fue una "imposición no negociada con los profesionales que han visto afectadas sus relaciones laborales. Desde esta organización, además, indican que las OSI no tratan de igual forma a la Atención Primaria y la Hospitalaria. "La AP a la que se le tenía que dotar de más medios humanos y técnicos está siendo maltratada, a pesar de ser la puerta de entrada al sistema sanitario y por tanto clave para ejercer su función de prevención y promoción de la salud".

Por otro lado, para la centrales resulta inadmisible que desde la consejería del peneuvista Jon Darpón desde que empezaran a funcionar las OSI todavía no se hayan realizado ningún balance de sus actuaciones, "para saber lo logrado y compararlos con los objetivos que se habían marcado. y en segundo lugar para conociendo el lugar donde se está proponer los nuevos retos cara a futuro", concluyen.