Los sindicatos UGT-A, CSIF-A y Satse han valorado el "talante dialogante" mostrado por Jesús Aguirre en pandemia. El ya presidente del Parlamento de Andalucía ostentó el cargo de consejero de Salud y Familias, durante los últimos tres años y medio. Un periodo “muy complicado”, atravesado por la pandemia de coronavirus. Pese a valorar el trabajo de Aguirre en pandemia le ponen un pero. Y es la necesidad de haber realizado una mejor gestión en materia de recursos humanos. Una tarea pendiente que esperan acometa su sucesor en el cargo para los próximos cuatro años.

"Tenemos las expectativas puestas en un consejero que sepa reconocer la labor que realiza el colectivo que trabaja en nuestras instituciones sanitarias", ha sostenido el secretario del Sector de Salud, Servicios Sociosanitarios y Dependencia de la Federación de Empleados de los Servicios Públicos (FeSP) de UGT-A, Antonio Macías.

Entre los retos pendientes estaría la consolidación de ese colectivo. Especialmente, los 12.000 eventuales que ahora mismo están en el aire, que finalizan sus contratos en diciembre.

El trabajo de Aguirre en pandemia

Desde CSIF se ha valorado de Aguirre “su cercanía y afabilidad”, así como su “talante dialogante”. “Este periodo ha sido muy complicado, con una crisis sanitaria que gestionar como la de la pandemia de la Covid-19 desde una realidad de la sanidad pública de falta de inversiones y gestión cicatera que se había prolongado durante años”, ha comentado el sindicato.

Como aspecto positivo, CSIF-A ha destacado el acuerdo alcanzado para el desarrollo de la carrera profesional para todas las categorías del SAS. Esta era "una reivindicación histórica que por fin se saca adelante". Por otra parte, ha pedido a su sucesor "capacidad de diálogo, empatía, solvencia en la gestión y una apuesta firme por la sanidad pública".

Por su parte, la secretaria de Acción Sindical de Satse Andalucía, Rosa Elea García, destacaba las luces y sombras que ha puesto de manifiesto la pandemia. “Se podría haber realizado una mejor gestión en materia de recursos humanos, con aumento de la plantilla con contratos estructurales en lugar de precarios”.