Las personas con síndrome del intestino irritable (SII) tienen una menor diversidad bacteriana en el intestino que las sanas, según un equipo de investigadores coreanos, que afirman que el suyo es el primer análisis que encuentra esta clara asociación, publicado en ‘Microbiology Spectrum’, una revista de acceso abierto de la Sociedad Americana de Microbiología.

En condiciones normales, "en el intestino humano viven más de 10.000 especies de microorganismos", explica el doctor Jung Ok Shim, autor del estudio y catedrático de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátricas del Departamento de Pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Corea. La alteración del microbioma del tracto gastrointestinal humano puede desencadenar el SII, que normalmente provoca hinchazón, diarrea y dolor o calambres estomacales.

Los estudios anteriores sobre las bacterias intestinales en pacientes con SII han sido controvertidos, con resultados incoherentes, debido al pequeño tamaño de las muestras y a la falta de coherencia de los métodos analíticos utilizados en estos estudios, señala Shim. Los investigadores combinaron su propio conjunto de datos con 9 conjuntos de datos compartidos publicados, que abarcaban 576 pacientes con SII y 487 controles sanos, y los analizaron con un "método analítico y de procesamiento de datos unificado".

No existe una estrategia de tratamiento eficaz

Según Shim, los investigadores descubrieron que la comunidad bacteriana intestinal es menos diversa en los pacientes con SII que en las personas sanas. Además, la abundancia de 21 especies bacterianas difería entre los pacientes con SII y los controles sanos. Sin embargo, los resultados no fueron estadísticamente significativos en la cohorte pediátrica debido al pequeño tamaño de la muestra.

Demostraron que la alteración de la comunidad bacteriana intestinal "está asociada al SII, aunque esto no significa que la relación sea causal –añade Shim–. Se necesitan estudios funcionales para probar si el cambio en los microorganismos intestinales contribuye al desarrollo del SII".

Aunque el SII es un trastorno frecuente, su patogénesis sigue siendo desconocida y todavía no existe una estrategia de tratamiento eficaz. "A partir de los estudios epidemiológicos de pacientes con SII, se propuso la alteración de la microbiota intestinal como una de las posibles causas del SII", escriben los investigadores. "La gastroenteritis bacteriana aguda puede causar una inflamación crónica, asintomática y de bajo grado de la pared intestinal suficiente para alterar la función neuromuscular y de las células epiteliales".