La depresión postparto o perinatal –trastorno del estado de ánimo en las mujeres durante o después del parto-, puede detectarse con alteraciones en el sueño, alimentación o en emociones.

Con el fin de identificar este padecimiento en las mujeres, la experta en sueño y fundadora de Sleep baby expert, Liliana Amaro, enlista los síntomas que pueden notarse en mujeres de diferentes edades:

  • Dificultad para dormir (incluso cuando el bebé está durmiendo).
  • Apetito anormal, aumento de peso.
  • Estado de ánimo triste, ansioso.
  • Sentimientos de culpa, nulidad, falta de esperanza o impotencia.
  • Pérdida de interés en pasatiempos y actividades sociales.
  • Fatiga o disminución anormal de energía.
  • Sentirse inquieto o tener problemas para quedarse quieto.
  • Dificultad para concentrarse, recordar o tomar decisiones.

 

La especialista explica que la depresión perinatal es una enfermedad médica real y puede afectar a cualquier madre, independientemente de su edad, raza, ingresos, cultura o educación.

Es así que las mujeres no tienen la culpa de tener depresión perinatal.

Impacta a una tercera parte de mujeres en México 

En México, de 2001 a la fecha, ocho estudios, entre los que destacan tesis de alumnos del Instituto Nacional de Perinatología y Psiquiatría, señalan que la depresión en el embarazo afecta a entre 9% y 30.7% de la población femenina nacional.

La depresión perinatal es aquella que comienza durante el embarazo (depresión prenatal) y la que comienza después del nacimiento del bebé (depresión posparto).

Las madres con depresión perinatal experimentan sentimientos de extrema tristeza, ansiedad y fatiga que pueden dificultar que realicen sus tareas diarias, incluidos el autocuidado o el cuidado de su nuevo bebe.

Factores que inciden en la depresión postparto

No hay una sola causa para la depresión perinatal; las investigaciones sugieren que es el resultado de una combinación de factores genéticos y ambientales como pueden ser:

  • Estrés de la vida.
  • Experiencias traumáticas anteriores.
  • Las exigencias físicas y emocionales de tener hijos y de cuidar a un nuevo bebé.
  • Cambios hormonales.

 

Las mujeres que presentan un mayor riesgo de desarrollar depresión perinatal son las que tienen antecedentes personales o familiares con depresión o trastorno bipolar.

La especialista recomienda que antes de contactar a un coach de sueño, se busque a un médico que ayude a una mujer a determinar si los síntomas que siente se deben a la depresión perinatal.

Lo anterior debido a que en muchos casos los médicos solo recomiendan volver a dormir bien para sentirse mejor y con más energía.