El Sistema español de Receta Electrónica Privada ya cuenta con un espacio específico en Internet con toda la información necesaria actualizada. Actualmente, el Sistema de Receta Electrónica Privada da cobertura a 9,2 millones de pacientes. De esta forma, ha facilitado la dispensación de más de un millón de medicamentos. Para ello, cuenta con un total de diez sistemas y repositorios de prescripción homologados. Además, es un sistema que está abierto a cualquier otra empresa que solicite la homologación.

Es por ello que esta nueva web está disponible para los ciudadanos y los diferentes actores involucrados. En concreto, recoge toda la información relativa a la receta electrónica privada. Incluidos, el proceso de certificación que deben cumplir las empresas interesadas en operar en el Sistema. Cabe recordar que este sistema está impulsado y liderado por los Consejos Generales de Médicos, Dentistas, Podólogos y Farmacéuticos.

Sistema de Receta Electrónica Privada

El Sistema de Receta Electrónica Privada supone un importante avance en materia de seguridad del paciente. No obstante, garantiza que todos los profesionales que actúan en torno a una receta de un medicamento son profesionales colegiados y habilitados para el correspondiente ejercicio profesional. Asimismo, este modelo, pionero en Europa, supone también un indudable avance en la lucha contra el fraude puesto que la trazabilidad y unicidad de la eReceta. De esta forma, impide su falsificación o duplicación.

La eReceta Privada, además, establece los estándares mínimos que deben reunir los sistemas y plataformas de prescripción. Para ello, el sistema asegura que las recetas estén emitidas por profesionales autorizados para ello. Esto garantiza la seguridad en el acceso y transmisión de la información al paciente. También facilita la interoperabilidad de las prescripciones para que todas las recetas electrónicas prescritas en el ámbito privado puedan ser dispensadas en cualquier farmacia de España, con garantías de seguridad para los pacientes.

Este sistema permite también la posibilidad de prescribir y dispensar estupefacientes con todas las garantías exigidas por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. Es decir,  conforme a la legislación vigente en materia de prescripción y dispensación de medicamentos estupefacientes (Real Decreto 1675/2012, de 14 de diciembre).