La esperanza de vida de las personas con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) puede oscilar entre los diez y los veinte años desde el momento del diagnóstico. El abandono del tabaquismo es una de las medidas más eficaces para aumentar la supervivencia. En la actualidad, hay dos índices que ayudan a los facultativos a predecir la expectativa de vida de estos pacientes.

Se trata de los sistemas GOLD y BODE, dos herramientas que, además, son muy útiles para planificar el tratamiento y mejorar la calidad de vida de los pacientes. Sobre ellas, su fiabilidad y beneficio han debatido un grupo de médicos de Atención Primaria. Los participantes coinciden en señalar que el índice BODE puede tener una mejor correlación con los cuestionarios de calidad de vida y ser mejor predictor de la mortalidad y de riesgo de hospitalización por exacerbación.

La guía GOLD (Global Initiative for Chronic Obstructive Lung Disease) es una herramienta de primera magnitud para la valoración diagnóstica y terapéutica de la EPOC, así como para establecer el diagnóstico diferencial con otras enfermedades respiratorias, explica el doctor Pedro Luis Ruiz Soler, del Centro de Salud Rincón de Loix, en Benidorm.

Publicada a finales de los años 90, es una iniciativa promovida como material de recomendación para ayudar a los profesionales médicos a realizar un correcto diagnóstico, tratamiento y prevención de la EPOC y reducir su morbimortalidad.

Obstrucción del flujo aéreo

“Las recomendaciones sobre tratamiento se ven reforzadas por la asignación de los niveles de evidencia conocidos de la EPOC que están basados en información científica actualizada”, apunta el doctor Luis Lample Lacasa, del Centro de Salud Casablanca, en Zaragoza.

Pese a que no se trata de una guía de práctica clínica, “lo cierto es que se utiliza como tal”, asegura la doctora Laura Sagredo López, del Centro de Salud Patricio Pérez, en Torrevieja. “Clasifica la gravedad de la obstrucción del flujo aéreo usando puntos de corte espirométricos específicos, debiéndose hacer la espirometría tras administrar una dosis adecuada de, al menos, un broncodilatador inhalado de acción corta para minimizar la variabilidad”.

De este modo, la gravedad de la obstrucción del flujo aéreo se mide teniendo en cuenta la FEV1 (volumen espirado forzado en el primer segundo) obtenida en la espirometría: GOLD 1: leve con un FEV1 ≥80 %; GOLD 2: moderada con FEV1 entre 50 % y 80 %; GOLD 3: grave FEV1 entre 30 % y 50 %; y GOLD 4: muy grave con FEV1 por debajo de 30 %.

Clasificación de GOLD

Tradicionalmente, la categorización de la severidad de la enfermedad se ha realizado en base al grado de afectación del FEV1; “sin embargo, diversos estudios apuntan a que la medición de la limitación al flujo aéreo no refleja de forma fehaciente el impacto que tiene la EPOC en la calidad de vida de los pacientes”, explica la doctora Sagredo.

Por ese motivo, −añade la experta− con el tiempo, GOLD ha propuesto un abordaje multidimensional incorporado en la estratificación de la enfermedad variables clínicas como: la severidad, el grado de disnea, el número de exacerbaciones o la calidad de vida del paciente.

No obstante, el doctor Roberto Bernal Bernal, del Centro de Salud de Puerto Real, en Cádiz, observa que, “aunque el cuestionamiento más relevante sobre la clasificación de 2017 que sin duda comenzará a implementarse ampliamente dado el prestigio del grupo GOLD, es que carece de una validación previa para su objetivo (dirigir la terapia farmacológica)”. En ese sentido, señala que “es probable que la misma resulte al final de poca utilidad. Además, tampoco existen evidencias sobre su valor pronóstico y es dudoso que sea mejor que la clasificación espirométrica”.

El índice BODE

El índice BODE es una escala multidimensional que trata de hacer una evaluación integral del paciente teniendo en cuenta otros factores como la percepción nutricional y la capacidad de ejercicio, explica la doctora María del Mar Gómez Ruiz, del Centro de Salud Los Molinos, en Almería. Las siglas provienen de los indicadores que mide: el índice de masa corporal (Body mass), la obstrucción del flujo aéreo (O), la disnea (D) y la capacidad de ejercicio (E) tras una caminata de seis minutos.

Ese cambio en la visión de la EPOC desde una perspectiva unidimensional a una multidimensional ha sido muy bien aceptado por la comunidad científica. Incluso, la Guía Española de la EPOC (GesEPOC) y las recomendaciones de la GOLD también incluyen ahora una valoración multidimensional de la enfermedad, argumenta el doctor Bernal.

“Su principal aporte, −continúa el especialista− radica en su excelente capacidad para poder predecir la mortalidad en los pacientes con EPOC”. Además, “el índice BODE es simple de calcular y no requiere equipo especial, lo que lo convierte en una herramienta práctica de aplicabilidad potencialmente generalizada”, concluye.

Índice promedio de mortalidad

La EPOC es una patología con elevada prevalencia y una de las que produce mayor morbilidad y mortalidad en todo el mundo. El estudio EPISCAN II estableció que la prevalencia de la EPOC en la población española, definida por los criterios GOLD, entre 40 y 80 años de edad, era del 11,8 %, siendo más elevada en varones (14,6 %) que en mujeres (9,4%).

Asimismo, el doctor Ruiz Soler indica que la mortalidad global, a los 4-7 años, en los pacientes diagnosticados de EPOC con una edad media de 65-70 años, oscila entre el 30-48 % y depende, sobre todo, de la gravedad de la enfermedad en el momento del diagnóstico.

En cualquier caso, este último especialista destaca que hay que tener en cuenta que la EPOC es una patología infradiagnosticada y, hasta hace pocos años, con escasas opciones terapéuticas. Por lo tanto, “la principal causa de muerte es la evolución de la propia enfermedad, ya sea por agudización de la propia EPOC por neoplasia de pulmón o por otras causas de origen respiratorio”, señala.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores: José López Gómez, Diego Rodríguez Cañadas, Juan Pedro Guerrero Ponce, Laura Sagredo López, Luis Lample Lacasa, María del Mar Gómez Ruiz, Pedro Luís Ruiz Soler, Roberto Bernal Bernal y Úrsula Alvado Pérez.