El consejero de Sanidad de Aragón, Sebastián Celaya, ha asegurado que la cobertura de plazas de médicos especialistas en los hospitales de la Comunidad "es mucho mejor" tras la convocatoria de 362 vacantes para interinos este mes, de las que en el primer llamamiento han sido ocupadas el 88,4 por ciento, quedando 42 sin facultativo, la mayoría en hospitales de fuera de Zaragoza.

No obstante, ha añadido que en llamamientos sucesivos se ha reducido esa cifra y "esta misma mañana diez personas más han elegido plaza". El consejero ha comparecido ante el pleno de las Cortes de Aragón, a petición del PP, donde ha precisado que "estamos hablando con los jefes de servicio de Zaragoza" para que "los especialistas de aquí se desplacen" y atiendan a la población donde finalmente no se logren facultativos porque "no vamos a hacer que la gente venga" a la capital para recibir la asistencia.

El consejero ha pedido "no lanzar mensajes catastrofistas alejados de la realidad" y ha aclarado que el concurso de traslados y la posterior oferta de vacantes a los interinos es una obligación legal para poder convocar una OPE "a finales de marzo, que es lo que quiere hacer este Gobierno".

En este punto, ha expresado su preocupación por las políticas del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. "Espero que no se salga con la suya", una cuestión que planteará este lunes, 28 de febrero, con motivo de la visita de la ministra de Sanidad, Dolors Monserrat.

Ha añadido que el concurso de traslados ha permitido "ocupar unas plazas que por derecho les correspondían" a "personas que llevaban quince o veinte años trabajando fuera de Aragón o en los hospitales periféricos" y la bolsa autonómica única de interinos que se ha creado por primera vez pretende evitar los "vicios" que hasta ahora "nunca había habido determinación de afrontar".

Según ha dicho, "por razones de urgencias ha habido que hacer la bolsa con un baremo único" y "solo ha contado la antigüedad", decisión tomada "de acuerdo con los sindicatos" y si bien a algunos de los afectados "no les ha parecido bien, la mayoría han estado contentos".

Ninguna plaza oculta

Celaya ha afirmado que "no ha quedado ninguna plaza oculta", aunque "algunas no han salido a concurso porque son reserva de plaza" y ha asegurado que desde el Departamento "hemos sido valientes", también ante la postura de algunos jefes de servicio que "no han estado de acuerdo en que salieran todas las plazas", para comentar que hay quien "me ve por la calle y me abraza porque por fin han podido venir aquí".

Por otra parte, ha indicado que este jueves ha habido una reunión entre el Servicio Aragonés de Salud y jefes de servicio del Hospital Obispo Polanco de Teruel, donde se da "el principal problema" de falta de especialistas, "no por el número, sino porque ha afectado al Servicio de Anestesia que tiene repercusiones en el resto de servicios quirúrgicos" ya que había doce facultativos y se han ido tres. "Estamos trabajando para no tener que suspender intervenciones", ha comentado, y en el caso del Hospital San Jorge de Huesca, donde "sólo se ha incorporado un especialista en Cirugía Vascular, tenemos un problema que hay que ver cómo se soluciona".

Celaya se ha referido a algunas otras plazas, para aclarar que todavía no han acabado los llamamientos y cuando concluyan se pasará a contratar a especialistas extracomunitarios "que no pueden optar a plazas de interinos". Y ha informado, asimismo, de que se ha prolongado la edad de jubilación de las especialidades "más conflictivas" y "estamos hablando para aplicarlo a todas", como han hecho otras comunidades, para apuntar que a raíz de la jubilación en 2013 de 250 médicos, los hospitales periféricos de Aragón "se quedaron temblando".

Igualmente, ha recordado que se está negociando con los sindicatos un plan de incentivos para las plazas "menos atractivas", si bien cada organización "representa unos intereses y es difícil llegar a acuerdos" y también se ha consultado a los Colegios de Médicos, para aclarar que no puede haber incentivos económicos por ser funcionarios.

En conjunto, para el consejero "hemos ganado en estabilidad", personas que antes tenían un contrato eventual que se renovaba cada tres meses ahora tienen una interinidad en la que se mantendrán hasta que esa plaza salga a concurso y se ha actuado de forma "transparente".

La diputada del PP, Carmen Susín, ha comentado que la convocatoria de una única bolsa autonómica ha generado "numerosos recursos y quejas" y ha querido saber "cuántas plazas han quedado ocultas y guardadas", para indicar que la provincia más afectada por la no cobertura de vacantes ha sido Teruel, cuyo Hospital Obispo Polanco "ha tenido que suspender intervenciones quirúrgicas esta misma semana" por falta de especialistas.

Ha añadido que también ha habido que suspender consultas u operaciones en Alcañiz, Fraga, Barbastro y Huesca, ha comentado si la solución va a ser que todos los aragoneses sean atendidos en Zaragoza, o bien derivar a la Sanidad privada o el incremento de las listas de espera, para apuntar que hay "equipos directivos al borde de la dimisión".

La diputada del PSOE, Olvido Moratinos, ha esgrimido que este es un problema que "se arrastra hace mucho tiempo y en todo el territorio nacional" porque "hay un déficit de especialistas en todo el país", frente a lo que el Gobierno de Aragón está "consolidando plantillas" y "tomando medidas para cubrir a la mayor brevedad posible" las plazas vacantes.

CCOO ve un problema "endémico" en Teruel

Por su parte, la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO en Aragón (FSS-CCOO Aragón), en relación con la falta de médicos en algunas especialidades, que ha llevado incluso a la suspensión de intervenciones, considera que la población de Teruel está sufriendo las consecuencias de la falta de planificación sanitaria en Aragón, en la que se aplican parches permanentemente para tratar de paliar los efectos de problemas que, como en este caso, vienen de largo, y reclama una solución real.

"Estamos ante un problema endémico, que tiene que ver más con las necesarias políticas de vertebración del territorio que con las medidas de carácter laboral que se vienen anunciando desde hace meses para implantar en el Servicio Aragonés de Salud y que da la impresión de que pretenden trasladar un problema político al ámbito laboral, sugiriendo que el problema reside en la falta de interés de los profesionales en desarrollar su ejercicio profesional en los centros sanitarios de Teruel", sostiene el sindicato.

CCOO advierte de que no se trata de un problema de baremos, en referencia a posibles medidas que puedan incentivar el ejercicio de la Medicina en Teruel, sino que se trata de un problema complejo, con muchas aristas derivadas de la escasa planificación sanitaria, la inadecuada oferta de plazas de formación especializada en relación con las necesidades reales, la ausencia durante mucho tiempo de un sistema de selección y provisión transparente para los profesionales médicos y una realidad económica y demográfica que la población turolense sufre sin que se le dé solución.

Por todas estas razones, la FSS-CCOO Aragón considera que los poderes públicos, en este caso el Gobierno de Aragón, no pueden pasar de puntillas una vez más ante una situación que está provocando el hartazgo de los turolenses, y deben encontrar una solución real y definitiva, que permita a la población turolense el ejercicio de su derecho a la salud en igualdad de condiciones con respecto al resto de la población aragonesa.