E.P.- La Sociedad Andaluza de Medicina Familiar y Comunitaria (Samfyc) ha impulsado un estudio, realizado durante un mes en los centros de salud de las localidades sevillanas de Morón de la Frontera y Pruna, del que se desprende que el 29,3 por ciento de las personas mayores de 65 años sufre problemas de obesidad, y un porcentaje importante de los ancianos que participaron en esta investigación sufría otros problemas de malnutrición. Los datos obtenidos llevan a que desde la citada Sociedad científica se considere "fundamental" incluir el estudio del estado nutricional de los ancianos en las escalas de valoración de los pacientes, "ya que se sabe su correlación con el aumento de morbimortalidad".

En dicha investigación se señala además que "el indicador más correlacionado con problemas de malnutrición es el hecho de vivir solo", con una "elevada prevalencia" , destacando también como principales indicadores, la existencia de una enfermedad de base, la etapa del ciclo vital que atraviesa y existencia de trastornos afectivos.

Así, según explican desde la Samfyc, del total de pacientes analizados en el citado estudio – 272 ancianos -, el 68 por ciento fueron mujeres y el 32 por ciento varones, con una edad media de 72,4 años. Además, el 93,8 por ciento de los pacientes presentan alguna otra patología de base. Concretamente, los resultados obtenidos apuntan que el 27,4 por ciento de las mujeres analizadas presentaban un Índice de Masa Corporal (IMC) superior a 30, (sobrepeso) mientras que en los hombres el porcentaje asciende al 31,2 por ciento. Frente a los datos por sobrepeso, el 8,3 por ciento de las mujeres analizadas presentan un IMC inferior a 20 (delgado),índice que presenta el 2,5 por ciento de hombres. Los responsables de esta investigación,resaltan además que el 8,1 por ciento de los ancianos estudiados vivían solos y el 20,3 por ciento con un solo familiar.