E.P.- La Sociedad Catalana de Alergia e Inmunología Clínica ha alertado sobre el incremento de picaduras de abejas y avispas durante este mes de julio, que coincide con el ciclo de mayor vitalidad de estos insectos, una vez han nacido sus crías. Desde esta Sociedad científica se calcula que entre el 0,5 y el 3 por ciento de españoles son alérgicos a las picaduras de los citados himenópteros, según ha señalado el responsable del comité de trabajo en las citadas alergias de la Sociedad catalana y también de la española, Lluís Marqués. Los principales síntomas de estos procesos alérgicos son la aparición de erupciones cutáneas, la dificultad respiratoria y en ocasiones, la pérdida de conocimiento. No obstante, la mayoría de estas alergias, que en ocasiones pueden provocar la muerte, pueden tratarse y prevenirse en un 98 por ciento de casos, explicó Marqués.

La vacuna contra las picaduras de abejas y avispas consiste en administrar pequeñas dosis del veneno que inyectan estos insectos para evitar futuras reacciones. La duración en la aplicación de este tratamiento, que suele prolongarse entre tres y cinco años, permite que los afectados "pueden realizar sus actividad con normalidad", tal y como ha explicado Marqués.

Según un estudio realizado por la citada entidad científica en Cataluña, un total de 90 personas han acudido durante el último año a las consultas de los especialistas de una decena de hospitales catalanes por reacciones alérgicas a la picadura de estos insectos. El 75 por ciento de las visitas que se produjeron de mayo de 2002 a junio de 2003, se realizaron en primavera y sobre todo durante el verano, explicó Marqués.

La mayoría de afectados por este tipo de alergia, que puede llegar a ser mortal, son personas adultas entre 30 y 40 años que trabajan al aire libre, como agricultores o jardineros, ha asegurado este alergólogo, aunque las picaduras de abejas y avispas también pueden producirse en piscinas, en la playa e incluso en las grandes ciudades.

Según el estudio realizado por la Sociedad Catalana de Alergia e Inmunología Clínica, y que presenta datos comparables a otras investigaciones realizadas en Andalucía, el 56 por ciento de los afectados por estas reacciones es alérgico a las picaduras de avispas, mientras que un 44 por ciento lo es a la de las abejas.