L.S., Barcelona.-Tras la aprobación del Real Decreto 139/2003 por el que los especialistas españoles en Cirugía Maxilofacial pasan a recibir la denominación de especialistas en Cirugía Oral y Maxilofacial., las reacciones de diversos colectivos no han tardado en manifestarse. Y es que la inclusión del término "oral" en la definición de esta especialidad ha generado el rechazo de los odontólogos españoles quienes consideran, en palabras del doctor Alfonso Villa Vigil, presidente del Consejo General de Colegios de Odontólogos, que "es inadmisible que un médico sin formación en Odontología reciba este reconocimiento en la denominación de la especialidad". Por ello, la este organismo colegial ha decidido recurrir el Real Decreto ante el Tribunal Supremo, dado que se trata, a juicio de su presidente, de un "fraude informativo".

Por su parte, Cosme Gay, presidente de la Sociedad Española de Cirugía Bucal (SECIB), entidad científica que también se personará en el proceso, asegura que "el citado R.D. va en contra de la actual normativa europea que establece que la especialidad en Cirugía Oral y Maxilofacial sólo podrá obtenerse tras una formación previa en Odontología" y añade que "España se convierte así en el primer país europeo que permite la realización de Cirugía de la boca a médicos sin formación de dentista".

Al respecto, Villa Vigil, añade que "no tengo más que respeto hacia los cirujanos maxilofaciales" pero insiste en que "la formación en esta especialidad carece del 90 por ciento de los conocimientos necesarios para desarrollar Cirugía bucal".

En opinión del presidente del Consejo General de Colegios de Odontólogos "con esta normativa la Administración ha dado respuesta a intereses externos a ella misma". En concreto, la actual problemática tiene enfrentados a la Comisión Nacional de Cirugía Maxilofacial y la Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial con el Consejo General de Colegios de Odontólogos y Estomatólogos, la Comisión Nacional de Estomatología y la SECIB.

Alfonso Villa Vigil, también presidente de la Comisión Nacional de Estomatología, subraya que "hemos mantenido conversaciones tanto con la Administración como con la Comisión Nacional de Cirugía Maxilofacial". Asegura que "agotaremos los medios que nos lleven al consenso necesario para solucionar esta situación", así como ofrece su colaboración a todos los actores implicados para encontrar dicha solución. Sin embargo, Villa Vigil, quien considera que la nueva denominación es "totalmente engañosa", advierte que "lamentándolo mucho, estamos dispuestos a llevar el recurso hasta la última instancia para que se atiendan nuestras reivindicaciones". Por tanto, y como han reconocido ambos expertos, de no recibir una respuesta favorable en el Tribunal Supremo el recurso se trasladará a los tribunales europeos.

En el trasfondo de la nueva normativa española se esconden, según Cosme Gay, "importantes intereses económicos". "La operación más frecuente llevada a cabo en el ámbito de la Odontología es la extracción de muelas del juicio. Con la nueva denominación, el especialista en Maxilofacial puede argumentar que es el único titulado con potestad para realizar esta clase de operaciones", denuncia el presidente de SECIB.

Tal y como recoge la revista del Consejo General de Colegios de Odontólogos (número enero-abril 2003) "puesto que no existe en España ningún título de odontólogo especialista en Cirugía Bucal, un título de Cirugía Oral y Maxilofacial falsearía la realidad (porque realmente no acredita, aunque lo parezca, una especialización odontológica auténtica en Cirugía Oral o Bucal) y conduciría a un injustificable desvío de los pacientes".