L.S,Barcelona.- Los nuevos factores de riesgo en enfermedad cerebrovascular y cardiopatía isquémica han sido uno de los temas que se han sometido a debate en la tercera reunión conjunta organizada por la Sociedad Española de Hipertensión, la Sociedad Española de Arteriosclerosis (SEA) y la Sociedad Española de Cardiología (SEC), un encuentro celebrado recientemente, en el que también se ha hablado de uno de los factores de riesgo tradicionales y que, según estos expertos, está experimentando un aumento considerable de casos en los últimos años y que es la diabetes.

Responsables de las tres Sociedades científicas han coincidido en la necesidad de encontrar puntos de encuentro entre los profesionales, dado que "cuando hablamos de enfermedades cardiovasculares, en realidad hablamos de una sola patología que, en muchas ocasiones, se evalúa de forma fragmentada", asegura el presidente de la SEA, el doctor Lluis Masana. También a este respecto, el doctor Xavier Bosch, miembro del Comité Ejecutivo de la (SEC) ha añadido que, "si lo que queremos es avanzar, tanto la investigación como la docencia han de tener carácter multidisciplinario".

Los expertos advierten de la relación existente entre diabetes y riesgo vascular porque como según explica el doctor Masana, "cada vez se dan más casos de diabetes tipo 2 "considerada hasta hace poco como diabetes del adulto- entre población infantil. Y es que la obesidad afecta ya a gente muy joven y, en general, se abandonan los hábitos de vida saludables". En este sentido, y a juicio de este experto,"si la prevalencia habitual de la diabetes es aproximadamente del 5 por ciento, se espera que en la próxima década esta cifra llegue a doblarse".

Existe además, y tal y como se ha puesto de manifiesto en este encuentro, cierta controversia respecto a la gravedad del riesgo que supone la diabetes en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares. "Hay quien dice que ser diabético es tener un riesgo cardiovascular igual que tener antecedentes de cardiopatía isquémica", ha señalado el doctor Masana, "sin embargo, hay estudios que dicen que el riesgo, aunque alto, no es estrictamente idéntico al de haber sufrido un infarto".

En cualquier caso, estos expertos apuntan que la tendencia terapéutica actual en estos pacientes "es cada vez más intervencionista. No basta con que tengan el colesterol dentro de los límites establecidos, sino que los pacientes diabéticos deben estar por debajo de lo normal. Pasa lo mismo con la presión arterial", ha señalado el presidente de la SEA.

"Parece que los factores de riesgo de enfermedad cardiovascular van a conducir algunas veces a enfermedad cerebrovascular y otras a cardiopatía isquémica", ha comentado el doctor Antonio Coca, presidente electo de la Sociedad Española de Hipertensión (SEH-LELHA), lo que " nos lleva a pensar que quizás existan factores de riesgo distintos a los tradicionales " hipertensión, colesterolemia, diabetes, exceso de peso, tabaco, y sedentarismo -, que a lo mejor no conocemos bien, y que harán que en algunos pacientes se manifieste más un tipo de lesión que otra", ha añadido este experto. Según Coca, estos posibles nuevos factores de riesgo se investigan en la actualidad y "habrá que esperar a los próximos años para verificar esta hipótesis".

En todo tipo de pacientes, y a juicio del presidente electo de SEH-LELHA, existe, sin embargo, un nexo común, "algo que es realmente bueno para todos: el control de la presión arterial". Así, nuevas directrices aparecidas recientemente "hacen especial énfasis en que el control de la presión arterial es condición necesaria para la normalización de los pacientes con riesgo cardiovascular".