Redacción. Marbella.- Autoridades sanitarias, médicos, farmacéuticos y pacientes. La Sociedad Española de Medicina General (SEMG), que de hoy día 4 hasta el 7 de junio celebran el X Congreso Nacional y IV Internacional de la Medicina General en Marbella, ha reclamado la participación activa de todas las partes implicadas en el consumo abusivo de antibióticos, para solucionar una problemática que afecta especialmente a España, dado que encabeza el consumo de estos medicamentos en el conjunto de la Unión Europea.

El principal problema que se desprende del uso abusivo de los antibióticos radica, según los especialistas, en el potencial de los gérmenes a generar resistencias frente a la medicación, unas resistencias que, según el doctor Carlos López Madroñero, presidente de este encuentro, "afecta en infecciones como las urinarias, pero principalmente a las infecciones respiratorias por ser las más frecuentes entre la población". En concreto, se estima que el neumococo ha generado resistencia a la penicilina en el 50 por ciento de los casos que se dan en nuestro país.

Y siendo esta Sociedad Científica representante de los médicos generales españoles, la reivindicación empieza, según el presidente del Congreso, "por la implicación de los propios médicos", en la búsqueda de una solución. Así, López Madroñero asegura que "en el ámbito de la Atención Primaria, hasta un 40 por ciento de los antibióticos que se prescriben no van destinados a combatir infecciones bacteriana sino víricas". El doctor Pedro Javier Cañones, presidente del comité científico del congreso y secretario general de la SEMG, asegura, en este sentido, que el papel del médico general es importante en tres motivos: "por ser el primero en detectar los problemas de salud de la población, porque puede participar en la creación de un panorama distinto y porque puede, igualmente, tomar partido en la concienciación general de la sociedad".

Sin embargo, los médicos generales achacan también esta situación al mal funcionamiento del sistema sanitario. "El incremento del número de pacientes en la consulta y la falta de tiempo para atenderlos nos obligan a realizar una medicina defensiva, es decir, no disponemos de los recursos para realizar un diagnóstico adecuado y, ante la duda, prescribimos antibióticos aún corriendo el riesgo de que no sean eficientes, para evitar males mayores", subrayaba en la conferencia de prensa inaugural el doctor López Madroñero. Ante esta situación, la SEMG reivindica la implicación también de las autoridades sanitarias, quienes, en opinión de los miembros de la sociedad, deberían escuchar las reclamaciones que desde hace tiempo se emiten desde la Atención Primaria en referencia a las precarias condiciones laborales en que los médicos de cabecera deben desempeñar su labor asistencial.

Los farmacéuticos forman también parte implicada en el excesivo consumo español de antimicrobianos. No en vano, el 30 por ciento de estos medicamentos dispensados en la oficina de farmacia no poseen la preceptiva receta médica. En este sentido, el presidente del X Congreso Nacional y IV Internacional no duda en afirmar que "la misión de los farmacéuticos es dispensar, no prescribir, porque es el médico el que tiene la facultad para hacerlo, tanto científica como legalmente". El paciente, además, debe estar mentalizado para evitar el "abandono del tratamiento antes de tiempo o el incumplimiento terapéutico", esgrimía.

Todo ello contribuye al desarrollo de resistencias por parte de los patógenos infecciosos y provoca que, según el doctor Carlos López Madroñero, "se tengan que administrar mayores dosis del fármaco, durante más tiempo y utilizando medicamentos más potentes, y generalmente más caros".

Progreso tecnológico

El X Congreso Nacional y IV Internacional de la Medicina General contará, sin embargo, con muchos otros aspectos que interesan y preocupan al médico de Atención Primaria. Así, otro de los temas que se abordarán en esta reunión anual hace referencia a las posibles repercusiones del progreso tecnológico en la salud de la población: repercusiones dermatológicas provocadas por el descenso de los niveles de ozono en la atmósfera, legionelosis y contaminación ambiental o telefonía móvil y riesgos para la salud de las ondas electromagnéticas son algunos de los puntos que se someterán a debate.

Al mismo tiempo, durante los cuatro días de celebración del congreso, se presentarán la situación actual y algunos resultados de un proyecto impulsado por la SEMG y que, en palabras del doctor Cañones, "cuenta con el aval y la financiación del Ministerio de Sanidad", un proyecto que pretende evaluar la situación actual, vista desde la perspectiva de la salud, de los pueblos españoles". El presidente del comité científico del congreso asegura que "aspectos de la práctica cotidiana y de alta prevalencia como la osteoporosis, el riesgo cardiovascular o la gastroprotección en tratamientos antiinflamatorios por poner sólo algunos ejemplos también forman parte de un programa científico al que hay que añadir la presentación de más de 100 comunicaciones científicas".

Por último, los responsables de este encuentro han destacado la revisión del estado de actuación de la SEMG con sus homólogos hispanoamericanos, a través del grupo de trabajo SEMG Solidaria. "Se trata de una iniciativa que permite la colaboración de los médicos generales españoles con profesionales del otro lado del Atlántico y que permite trasladar la formación continuada entre países, así como actuar directamente en zonas con pocos recursos sanitarios", concluye el doctor Cañones.