Así lo ha manifestado en rueda de prensa el Dr. José Cuñat de la Hoz, presidente de a Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC), quien ha remarcado que la sociedad apuesta “fuerte” por trabajar con seguridad y calidad en la atención a los pacientes graves. Para ello, dentro de los aspectos científicos, entre sus objetivos, está mejorar la formación profesional de residentes y socios y, tal y como ha manifestado “homologar la formación de nuestros especialistas a la que están adquiriendo todos los intensivistas en Europa”, asegurando que “en un medio plazo” esa de homologación llegará a nivel global. Asimismo, otro de sus objetivos es la potenciación de la investigación, un área que, según han explicado, desarrollará del Dr. Lluís Blanch, vicepresidente de SEMICYUC y director de investigación e innovación de la Fundación Parc Taulí.

Tal y como ha recordado Cuñat, en un contexto en el que la especialidad de Medicina Intensiva consta de cinco años, en la que los residentes rotan dos años por los diferentes servicios como Cardiología, Medicina Interna o Cirugía, adquiriendo una formación troncal, y luego se incorporan a la parte específica durante tres años, integrados en la UCI atendiendo a pacientes graves, estos salen con una formación “magnífica”, a lo que ha añadido que “son demandados por otros países del mundo”.

La formación no es homogénea en toda Europa

Sin embargo, como ha señalado Cuñat, la formación no es homogénea en toda Europa, de ahí que uno de los objetivos de la sociedad sea la implantación del proyecto CoBaTriCe o “Capacitación basada en competencias en Medicina Intensiva en Europa”, es decir, un mínimo de competencias y una armonización de la formación en Medicina Intensiva a nivel mundial, como por ejemplo la adquisición de competencias en donación y trasplante, que permitiría, entre otras cosas, la libre circulación de los profesionales por la UE.

En definitiva, el principio fundamental del proyecto es que un especialista intensivista formado en un país posea las mismas capacidades y habilidades de base que uno formado en otro país, garantizando así un estándar común de competencias clínicas.

Así pues, este plan que ha sido aceptado por todas las comisiones de la especialidad en el ámbito europeo, supone, entre otras cosas, adquirir durante dos años una serie de competencias en una UCI acreditada, unos mínimos que los especialistas de España adquieren en el período de formación, por lo que, tal y como ha señalado Cuñat, “estamos esperando que se oficialice el Real Decreto que define las troncalidades, donde seguimos estando como una especialidad primaria del tronco médico que tiene dos años, que nosotros ya teníamos, y luego tres específicos”, por lo que, tal y como ha apuntado, “en líneas generales, estamos de acuerdo con el papel que se nos designa en el futuro de las especialidades médicas en España”.

En este sentido, a pesar de estar en fase de alegaciones, Cuñat asegura que “la troncalidad es una buena fórmula para que los médicos tengan una formación básica homogénea y que luego sea especializada”, lo que permitirá en el futuro que quien quiera cambiar de especialidad no tendrá que pasar de nuevo por la prueba MIR, algo que en definitiva redundará en beneficio de la atención a los pacientes, como matiza.

Alcohol y drogas muy presentes en traumatismos graves por accidente de tráfico

En otro orden de cosas, Cuñat se ha referido a un estudio avalado por el Plan Nacional sobre Drogas y SEMICYUC, coordinado por el Dr. Enrique Fernández-Mondéjar, responsable de la UCI-trauma del Hospital Virgen de las Nieves de Granada, del que se desprende que si a las cifras conocidas de muerte por politraumatismo en accidentes de tráfico, se les unieran las muertes que se producen en la primera semana tras el accidente, estas cifras se dispararían más de un 20 por ciento de las actuales.

Además, según una encuesta que se está llevando a cabo en 74 hospitales de toda España, en la mitad de las muertes por traumatismos graves producidos en accidentes de tráfico, el alcohol y las drogas tienen una presencia “fundamental”, y lo que es más “preocupante”, como incide Cuñat, “el 70 por ciento de esos accidentes están provocados por individuos reincidentes en el consumo de drogas y alcohol”, asegurando, además, que los consumidores de estas sustancias sufren el primer accidente 15 años antes que los no consumidores.

En este sentido, el presidente de la sociedad de intensivistas españoles ha insistido en la importancia que tienen los planes de prevención secundaria y su intención de difundirlos e implantarlos en los hospitales españoles. Se trata de unas pautas y protocolos de intervención motivacional que consisten en mantener una entrevista con el paciente “tanto médicos como enfermeras- en el momento que el paciente se encuentra ingresado tras un traumatismo grave, un procedimiento que, según sus palabras “reduce la reincidencia en un 50 por ciento”.

Las infecciones en UCI se han reducido un 18 por ciento

El presidente de SEMICYUC también ha hecho referencia a la reducción de infecciones adquiridas en las unidades de cuidados intensivos españolas, cifrándola en 11,1 por cada cien pacientes, lo que supone un descenso del 18 por ciento respecto a las registradas dos años antes, cuando la cifra era de 13,5 infecciones por cada 100 pacientes, tal y como se explica en el último informe ENVIN-HELICS (Estudio Nacional de Vigilancia de Infección Nosocomial en Servicios de Medicina Intensiva), que elabora SEMICYUC y que recoge datos de 17.000 casos de 151 unidades de cuidados intensivos de nuestro país.

Al hilo, Cuñat ha recordado que el próximo 27 de octubre verán la luz los datos del programa BACTERIEMIA CERO cuyos objetivos, según el presidente de SEMICYUC se han conseguido.

Por último, Cuñat ha manifestado la intención que tiene la sociedad de “servir de vehículo” de lo que ocurre en Europa, por lo que respecta a la especialidad, a países como EE.UU., Brasil, Argentina o Chile, y de su apuesta por “estrechar lazos” con Latinoamérica, además de intentar traer a España, en un futuro, el Congreso de la Federación Panamericana e Ibérica de Sociedades de Medicina Critica y Terapia Intensiva.