Redacción.- La Sociedad Española de Medicina y Cirugía Cosmética (SEMCC) ofrece desde el pasado 1 de octubre, un servicio de teleasistencia que los pacientes de los médicos pertenecientes a esta Sociedad científica podrán disfrutar, sin coste adicional. Según informan desde la SEMCC, por primera vez en España se emplea este tipo de servicio fuera del ámbito de la asistencia sociosanitaria, en el que se había utilizado hasta ahora, adaptándose por completo al sector de la estética. Tras más de un año de desarrollo, este servicio está destinado a proporcionar mayor calidad, comodidad y personalización al seguimiento postratamiento de los pacientes. Su función no es la de sustituir al médico, sino la de complementar su labor de seguimiento y aumentar su capacidad de previsión.

Este sistema, implantado por la SEMCC, consta de un equipo de comunicación y de un protocolo de intervención. En lo que respecta al equipo técnico, el paciente lo instala en su domicilio, usando una línea telefónica y que el propio paciente puede activar directamente o a distancia con un pulsador para ponerse en contacto con el servicio de teleasistencia, en caso de dudas y/ o emergencia. Este aparato dispone de un sensible micrófono y de un potente altavoz, por el que el paciente recibe las comunicaciones pertinentes.

En lo que se refiere al protocolo de intervención, éste está compuesto por la ficha del paciente, que contiene todos sus datos y el tratamiento al que se ha sometido, y las fichas de seguimiento, que han sido creadas ex profeso para cada uno de los tratamientos de Medicina estética y Cirugía cosmética que lo requieren. Esas fichas contemplan, con un lenguaje asequible, las situaciones más frecuentes, sus soluciones y los comentarios generales que el servicio de teleasistencia debe realizar al paciente sobre estos tratamientos.

Esta prestación, que plantea la SEMCC, permite un seguimiento continuo y personalizado de cada paciente desde la llegada a su domicilio. Durante el tiempo que el médico estime oportuno, el paciente contará con un servicio con capacidad de respuesta suficiente y autónoma tanto en las situaciones más frecuentes como en las de emergencia (derivando al médico las situaciones que requieran de su intervención). También se contempla realizar el recordatorio de instrucciones, medicaciones, curas, controles programados, etc., así como la posible gestión de otros servicios asistenciales generales.