Redacción.- La Sociedad Española de Neumología y Cirgía Torácica (SEPAR) ha últimado un proyecto de investigación para conocer los posibles daños en la salud respiratoria de las personas que han entrado en contacto con el fuel vertido por el buque ‘Prestige’. Este estudio, que será coordinado por el doctor Joan Albert Barberà, del Servicio de Neumología del Hospital Clínic de Barcelona y contará también, entre otros, con la participación del servicio de la citada especialidad del Hospital Juan Canalejo de La Coruña, cuyo jefe es el doctor Héctor Verea, que será el primero que se realice en el mundo sobre los efectos en la salud humana derivados de los vertidos de fuel.

"Nunca antes, ni cuando hace unos años sucedió lo del Ericka en las costas de la Bretaña francesa, ni tampoco cuando en 1989 se produjo la catástrofe del Exxon Valdés en Alaska, hubo quien propusiera conocer las repercusiones clínicas, funcionales y biológicas relacionadas con la exposición a estos hidrocarburos, por lo que nos enfrentamos a un reto sobre el que carecemos de referencias", ha apuntado el doctor Barberá, que en estos momentos afirma tener todo a punto para el comienzo de la investigación.

"Actualmente estamos a la espera de recibir el visto bueno del Fondo de Investigaciones Sanitarias (FIS) y nos ha retrasado un poco el asunto de la financiación, que evaluamos en casi 100 millones de pesetas, pero somos optimistas y creemos que este punto quedará muy pronto resuelto". Por su parte, la SEPAR ha aportado algunos fondos – un 11 por ciento del presupuesto total – para que se puedan celebrar las primeras reuniones y "en las próximas semanas nos acercaremos a los marineros gallegos para empezar a hacer encuestas breves que puedan determinar el grado de exposición que han tenido al fuel".El doctor Barberá insiste, por otra parte, en que el interés de la SEPAR no es trabajar independientemente, sino hacerlo en colaboración "lo más estrecha posible" con la Xunta de Galicia.

5.000 encuestas

En el proyecto participarán además grupos de especialistas de universidades gallegas, asturianas y catalanas que abordarán el problema desde sus múltiples perspectivas científicas, y está previsto realizar unas 5.000 encuestas a marineros y pescadores de la zona costera más afectada de Galicia, que podrían comenzar a realizarse a finales de este mes o principios del de agosto, ya que, como ha señalado el neumólogo de la SEPAR, "se trata de las personas que más se han implicado en la recogida de fuel y seguramente los que lo han hecho de forma más continuada".

Una vez detectado el grado de exposición al fuel de los pescadores, en una segunda etapa, prevista para el mes de octubre, se seleccionarán 500 pescadores expuestos y 500 que no lo fueron para comprobar si hay diferencias en cuanto a síntomas, estado inflamatorio de la vía aérea y genotoxicidad en muestras de sangre, todo ello teniendo en cuenta, previamente, que se trate de individuos de una misma zona geográfica, con una misma ocupación laboral y parecidas costumbres en hábitos como el consumo de tabaco.