E.P.- La Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) ha elaborado un test de cremimiento físico, nutricional y psicológico que logra medir rápidamente el desarrollo integral de los niños de entre 2 y 14 años en las consultas de Atención Primaria (AP). Este sistema denominado ‘KrecePlus’ favorecerá la detección "a tiempo" de las alteraciones en los niños, según los expertos. En este sentido, han recordado que un 20 por ciento de los jóvenes españoles de edades entre los 4 y 14 años presentan un nivel nutricional bajo, y con unos factores determinantes como un desayuno inadecuado, un bajo consumo de verduras, arroz y pasta, y un alto consumo de golosinas.

La doctora María Luisa Arroba, pediatra y miembro de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPAP) ha destacado que "el objetivo de este test es detectar si hay un problema en el desarrollo y si ese problema es de carácter físico, nutricional o psicológico para después poder derivar al especialista correspondiente". Además, el test servirá para orientar a los padres en el proceso de desarrollo de sus hijos y "facilitar así la prevención de enfermedades en la edad adulta", explicó la pediatra.

Según los doctores Lluis Serra y Javier Aranceta, autores de la parte física y nutricional de este test, "hasta ahora no se disponía de ningún medio para evaluar el desarrollo nutricional de los niños. Esta circunstancia ponía de relieve la urgencia de desarrollar instrumentos cortos capaces de evaluar el riesgo nutricional y los desequilibrios alimentarios en las propias consultas de los pediatras".

Además, resaltaron la relación directa que existe entre el nivel de instrucción de los padres con la calidad de la dieta que muestra el niño o adolescente. Por otro lado, este test está diseñado para evaluar la actividad física en la población española de 2 a 14 años. Según las respuestas de unos 3.000 encuestados, más del 60 por ciento de los jóvenes no practica o realiza ejercicio menos de dos veces por semana, y en las chicas, este porcentaje supera el 75 por ciento.

Según los autores del test psicológico, la idea de elaborarlo fue para determinar la normalidad o los signos de alarma de alteraciones en el desarrollo psicológico de niños entre 2 y 14 años. En concreto, analiza una serie de hitos básicos en las esferas motor-postural, cognitiva, comunicativo-lingüística, afectivo-emocional y adaptativo social.

El doctor Francisco Rodríguez, director del equipo que ha elaborado la parte psicológica, de este estudio destacó que "el servicio de pediatría de Atención Primaria es, sin ninguna duda, el más adecuado para llevar un control del desarrollo del niño sano y para determinar la presencia de retrasos o señales de alerta". Así, el especialista explicó que este test se puede aplicar en una consulta de Pediatría en un periodo de entre 5 y 10 minutos y con el mínimo de materiales posible, y tiene una "validez y fiabilidad importantes".