E.P., Mérida.- La Sociedad Extremeña de Neurología (SEXNE) ha presentado su VI Reunión Anual que tendrá lugar en Mérida los próximos días 17 y 18 de octubre. Durante el acto de presentación de este encuentro científico los doctores Víctor Pérez de Colosía y José María Ramírez Moreno han aprovechado para reclamar al Servicio Extremeño de Salud (SES) la instauración de una unidad especializada en ictus para el tratamiento de esta enfermedad cerebrovascular en la región. Esta Reunión Anual de la SEXNE servirá para exponer la producción científica de los neurólogos extremeños, mientras que la sesión monográfica en esta ocasión estará destinada precisamente al ictus.

Los motivos sociosanitarios se configuran como el objeto que ha impulsado a esta entidad cient a tratar el tema del ictus y a solicitar la creación de una unidad especializada para el tratamiento de las enfermedades cerebrovasculares, aún inexistente en la región, a pesar de que Extremadura es una de las comunidades autónomas con mayor incidencia con unos 1.600 casos nuevos anuales, del alrededor de 100.000 casos de ictus que se producen anualmente en España. Los expertos recordaron, también en dicho acto , que la prevención y la rápida actuación son los mayores aliados del tratamiento de estas enfermedades, por lo que insisten en la importancia de llevar una dieta sana y equilibrada, tal como la mediterránea, al mismo tiempo que aconsejan la práctica moderada y diaria de deporte.

En este sentido, y según los datos de un estudio de la Consejería de Sanidad de Extremadura, de las 120.000 muertes producidas en los últimos diez años, las enfermedades cerebrovasculares encabezan la lista como orígen del fallecimiento, con un total de 14.455 defunciones. Además, se calcula que el 20 por ciento de los enfermos de ictus fallecen durante el primer mes de la enfermedad, a lo que hay que sumar el elevado porcentaje de los pacientes que sobreviven sufriendo una invalidez grave, de manera que aproximadamente un tercio de ellos requerirá ayuda para la realización de sus actividades básicas diarias.

Esta situación convierte al ictus, según indicó el doctor Ramírez Moreno, del Hospital de Mérida, "en una de las enfermedades más costosas tanto para el servicio sanitario como para los propios pacientes. En primer lugar " dijo – porque requiere el ingreso por varios días en el centro hospitalario, a lo que hay que sumar el tratamiento, las pruebas, la rehabilitación y la necesidad de una gran cantidad de personal. En segundo lugar, porque los enfermos que deben abandonar su actividad diaria necesitan atención familiar directa, quedan impedidos para su labor profesional y deben acometer actuaciones de infraestructura en sus domicilios".

Esta IV edición de la Reunión Anual congregará en Mérida a neurólogos "expertos y de reconocido prestigio" que abordarán, entre otros temas, la implicación genética, el reconocimiento de nuevos factores de riesgo en la placa arteriosclerótica, las nuevas técnicas de resonancia magnética cerebral, y el beneficio de la asistencia a los pacientes en las unidades especializadas. Asimismo, en el transcurso de la IV Reunión Anual se renovarán los cargos de la Junta Directiva, que hasta ese momento, presidirá el mencionado Pérez de Colosía.