Un nuevo estudio ha demostrado que los sentimientos de soledad están relacionados con un riesgo significativamente mayor de desarrollar diabetes tipo 2 (T2D), según publican sus autores en ‘Diabetologia’, la revista de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD).

La investigación fue realizada por el profesor asociado Roger E. Henriksen y sus colegas de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Noruega Occidental. Además de examinar la relación entre la soledad y el riesgo de desarrollar T2D, se analizó si la depresión y el insomnio desempeñan un papel importante.

Cada vez son más las investigaciones que apuntan a la relación entre el estrés psicológico y el riesgo de padecer una T2D. La soledad crea un estado de angustia crónico y a veces duradero que puede activar la respuesta fisiológica del organismo al estrés. Aunque los mecanismos exactos no se conocen del todo, se cree que esta respuesta desempeña un papel fundamental en el desarrollo de la T2D a través de mecanismos como la resistencia temporal a la insulina provocada por los niveles elevados de la hormona del estrés, el cortisol.

Este proceso también implica cambios en la regulación del comportamiento alimentario por parte del cerebro, lo que provoca un aumento del apetito por los hidratos de carbono y la consiguiente elevación de los niveles de azúcar en sangre. En estudios anteriores se ha observado una relación entre la soledad y una alimentación poco saludable, que incluye un mayor consumo de bebidas azucaradas y alimentos ricos en azúcares y grasas.

Datos del estudio HUNT

Los investigadores utilizaron datos del estudio HUNT, una colaboración entre el Centro de Investigación HUNT de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología (NTNU), el Consejo del Condado de Trondelag, la Autoridad Sanitaria Regional de Noruega Central y el Instituto Noruego de Salud Pública. Esta base de datos contiene la información sanitaria (procedente de cuestionarios autodeclarados, exámenes médicos y muestras de sangre) de más de 230.000 personas y obtenida a través de cuatro encuestas de población: HUNT1 (1984-1986), HUNT2 (1995-1997), HUNT3 (2006-2008) y HUNT4 (2017-2019).

El estudio descubrió que los niveles más altos de soledad al inicio del estudio estaban fuertemente asociados con un mayor riesgo de T2D cuando se midió 20 años después. Tras ajustar la edad, el sexo y el nivel de estudios, se observó que los participantes que respondieron "mucho" cuando se les preguntó si se habían sentido solos tenían el doble de probabilidades de desarrollar una T2D que los que no se sentían solos. Otros análisis mostraron que esta relación no se veía alterada por la presencia de depresión, insomnio de inicio del sueño o insomnio terminal, aunque el equipo sí encontró pruebas de una relación con el insomnio de mantenimiento del sueño.

Aunque su estudio no examinó los mecanismos exactos implicados, los investigadores señalan que el apoyo social, la influencia y el compromiso pueden tener efectos positivos en los comportamientos que promueven la salud. Por ejemplo, los consejos y el apoyo de un amigo pueden influir en las elecciones relacionadas con la salud de una persona y tener un efecto positivo en su dieta, su nivel de actividad física y su sensación general de estrés. La disminución de los vínculos sociales y la falta de estas influencias positivas pueden hacer que las personas solitarias sean más vulnerables a comportamientos que podrían aumentar el riesgo de desarrollar una T2D.

Los investigadores aconsejan que la soledad se incluya en las directrices clínicas relativas a la T2D. "Es importante que los profesionales de la salud estén abiertos al diálogo sobre las preocupaciones del individuo durante las consultas clínicas, incluso en lo que respecta a la soledad y la interacción social", advierten.