La solicitud para que la Relación Médico-Paciente sea reconocida como “Manifestación Representativa” del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad ha sido presentada este miércoles en el Ministerio de Cultura y Deporte por el Foro de la Profesión Médica (FPME) y las tres principales Organizaciones de Pacientes en España (Alianza General de Pacientes, Foro Español de Pacientes y la Plataforma de Organizaciones de Pacientes).

Las organizaciones firmantes están convencidas de la necesidad de protegerla y potenciarla en sus elementos más significativos, dada su vulnerabilidad ante numerosos riesgos y amenazas de índole política, social, económica, tecnológica y de comunicación a la que dicha relación está expuesta en la actualidad. Durante la presentación de la solicitud han remarcado las destacadas aportaciones que nuestro país ha realizado y continúa haciendo al enriquecimiento de la misma, sin olvidar el papel protagonista que dicho reconocimiento puede desempeñar a nivel internacional.

El objetivo del FPME es promover una relación médico-paciente de calidad, en colaboración con las Administraciones, instituciones sanitarias, organizaciones médicas y asociaciones de pacientes. Se trata de mantenerla como núcleo fundamental de la asistencia sanitaria centrada en la persona, que sea de alcance universal y con un funcionamiento eficiente. Preservar sus valores y contribuir a su adaptación ante nuevas circunstancias que vayan apareciendo en el futuro forman parte también de este proyecto.

En la iniciativa, además de Serafín Romero, presidente del Foro de la Profesión Médica, y Patricio Martínez, presidente de honor de CESM y coordinador del proyecto, han participado dirigentes de las organizaciones que integran el FPME: Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM), Federación de Asociaciones Científico-Médicas Españolas (FACME), Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM), Consejo Nacional de Especialidades en Ciencias de la Salud (CNECS), Conferencia Nacional de Decanos de Facultades de Medicina (CNDFM), y Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM). A ellos se han sumado representantes de la Alianza General de Pacientes, Foro Español de Pacientes y Plataforma de Organizaciones de Pacientes.

Testimonio de solidaridad

La Relación Médico-Paciente se engloba dentro de un modelo de relación humana que se remonta a los orígenes de la humanidad, y cuenta con la influencia de los avances científicos, evolucionando hacia una concepción más holística con una visión del paciente como persona que precisa información. De esta forma, la comunicación, la escucha y la palabra se convierten en nuevos recursos terapéuticos.

Acontecimientos del siglo XX como la Declaración Universal de Derechos Humanos (1948), la obligatoriedad del consentimiento informado (1957), la carta de derechos del paciente (1973), y la Ley General de Sanidad, entre otros, han llevado a importantes cambios, dando paso a un paciente informado formado y con autonomía, fundamentales para crear un ambiente propicio que va a promover no solo la salud sino también la seguridad y la capacidad de decisión del enfermo.

Consideran los firmantes que aporta un testimonio único de solidaridad a través de una tradición cultural presente en todas las civilizaciones y a las que España ha contribuido con personas ilustres como los Dres. Pedro Laín Entralgo y Gregorio Marañón, que han aportado la cercanía humana propia de la cultura mediterránea y el saber científico y filosófico de la mejor tradición humanística. Un aporte que los profesionales continúan tratando de acrecentar en su actividad y reflexión cotidianas, de la mano de las organizaciones que los aglutinan.

A partir de ahora se inicia un proceso en colaboración con las autoridades competentes, de promoción y protección de la relación médico-paciente y de sus valores hasta alcanzar su máximo reconocimiento por la UNESCO como Patrimonio Cultural Intangible de la Humanidad.