E.P.- El 50 por ciento de los equipos electromédicos presentes en los hospitales españoles carece de un mantenimiento adecuado, según datos ofrecidos por el vicepresidente de la Sociedad Española de Electromedicina e Ingeniería Clínica (SEEIC), Joaquín Lejeune.

Lejeune afirma que "este hecho no supone que la mitad de los equipos que se utilizan en los hospitales sea peligroso, sino que existe un riesgo que no está gestionado".

Igualmente, el también responsable del Servicio de Electromedicina del Hospital Virgen Macarena, de Sevilla, ha destacado que "los sistemas más costosos, como la tecnología PET, tienen un mayor control, mientras que los sistemas más pequeños –como equipos convencionales de radiología– presentan un menor número de revisiones".

De otro lado, el responsable de Electromedicina del Hospital de Valme, de Sevilla, José Ramón Román ha indicado que los controles de calidad en los equipos hospitalarios en contacto con los pacientes son fundamentales para mantener las condiciones óptimas de diagnóstico y terapia.

Actualmente, según datos de esta Sociedad Científica, sólo el 15 por ciento de los hospitales españoles cuenta con un Servicio de Electromedicina, compuesto por profesionales formados en esta área que asumen el control de los equipos.

Por este motivo, el vicepresidente de la SEEIC ha señalado la importancia de que la Administración sanitaria se sensibilice sobre la necesidad de alcanzar un reglamento de incorporación de las unidades de Electromedicina a los hospitales.

Asimismo, desde esta entidad científica se ha insistido en la necesidad de que se produzca un reconocimiento de estos profesionales y la implantación de la especialidad, aplicando las normas europeas existentes al respecto. En concreto, tal y como ha señalado Lejeune, algunas Universidades españolas están ya respondiendo a la demanda de formación en esta especialidad y ofertan esta formación. Sin embargo, "aún faltan algunos años para su implantación definitiva".

Además, ha recordado que en Europa y Estados Unidos se contempla la figura del ingeniero clínico o experto en Electromedicina como obligatoria dentro de los hospitales "y en España este camino aún está por recorrer, si bien en algunos centros hospitalarios están implantados como los de Canarias y Andalucía".