Según los resultados del Estudio INSIGHTS, realizado por el Foro Internacional para el Tratamiento del Herpes, la Alianza Internacional para el Herpes y Novartis Farmacéutica, obtenidos mediante dos encuestas realizadas a 2.075 pacientes y 622 expertos de más de 90 países, el 93 por ciento de las personas que padecen herpes genital afirma que esta enfermedad afecta a su vida sexual y el 71 por ciento que le es difícil contarle a otras personas que la padece.

"El Estudio INSIGHTS se ha realizado con el objetivo de describir las percepciones y experiencias de los pacientes en relación al diagnóstico y tratamiento del herpes genital", explica el profesor Raj Patel, médico asesor en Medicina Genito-Urinaria del Hospital Royal South Hants de Southampton y profesor de Veneorología de la Universidad de Southampton (Reino Unido). Las encuestas a pacientes fueron realizadas entre febrero del 2002 y enero de 2003, principalmente a través de la web de la Alianza Internacional pare el Herpes (www.herpesalliance.org), mientras que la encuesta a los médicos se llevó a cabo en su mayoría mediante la web del Foro Internacional para el Tratamiento del Herpes (www.ihmf.org).

Según el profesor Patel, "la importancia de haber realizado este trabajo está en la aportación que pueden realizar sus resultados a los profesionales sanitarios sobre cómo es el tratamiento y el dignóstico de la enfermedad en la práctica clínica real, de forma que ambos aspectos se puedan mejorar". En este sentido, los expertos recomiendan que las personas que sufren un primer episodio de herpes genital reciban tratamiento antiviral oral. "No obstante, el 25 por ciento de los pacientes encuestados en el Estudio INSIGHTS afirma no recibir ningún tratamiento", explica este experto.

Sólo el 30 por ciento de las personas con herpes genital que utilizaban tratamiento antivírico incluidas en este estudio afirmó tomar diariamente tratamiento supresor para reducir el número y la intensidad de los brotes de este tipo de herpes y, sin embargo, un 84 dijo que probablemente tomarían un medicamento de forma diaria si redujera significativamente los brotes. Según el profesor Patel, "prevenir los brotes de herpes genital con tratamiento antiviral supresor es fundamental para interrumpir la manifestación de la enfermedad. En este sentido, famciclovir, un antiviral con una eficacia y un perfil de seguridad avalados a través de numerosos estudios clínicos, ha demostrado ser eficaz tanto en la reducción de la duración de los brotes de herpes genital, como en la capacidad de prevenir la aparición de nuevos episodios, reduciendo el número y la severidad de los mismos".

Así, en un estudio fase III en el que participaron 692 pacientes con herpes genital recurrente y en el que se comparó famciclovir con placebo, se demostró que el tratamiento con 125 mg. de famciclovir oral una vez cada cinco días redujo significativamente los síntomas causados por el virus, incluyendo el dolor, la sensación de quemazón y el picor. Además, en otro ensayo clínico, en el que participaron 455 pacientes con herpes genital recurrente de mucha frecuencia, la terapia con 250 mg dos veces al día de famciclovir durante un año redujo de forma significativa el número de brotes producidos por el virus. Cuando el tratamiento se mantuvo durante más de un año, la reducción de los brotes fue de un 80 por ciento.

En el mismo estudio, el tiempo medio de la primera recaída fue de más de 10 meses (336 días), en comparación con placebo (7 semanas), y el 72 por ciento de las pacientes tratadas con famciclovir no tuvieron brotes después de un año, en comparación con el seis por ciento de las pacientes que tomaron placebo.

Además de la influencia directa que ejerce el herpes genital en la vida sexual de los pacientes, el Estudio INSIGHTS pone de manifiesto la importancia de informar a los afectados sobre la enfermedad, así como sobre las vías de contagio. En este sentido, las respuestas de los pacientes que participaron en el Estudio indican que las tres preocupaciones principales de éstos al conocer el diagnóstico son el impacto sobre su vida sexual y afectiva (53%), saber si el herpes genital se puede curar (37%) y conocer la facilidad de transmisión del virus a otros (36%).