El director general del Centro Nacional de Investigación Cardiovasculares (CNIC) y director del Instituto Cardiovascular del Hospital Monte Sinai de Nueva York (Estados Unidos), Valentín Fuster, ha avisado de que solo el dos por ciento de la población española mayor de 50 años no tiene factores de riesgo cardiovascular, primera causa de mortalidad en el mundo.

“Decir que un infarto ha ocurrido hoy y no se saben los motivos por los que ha ocurrido, yo les diré que las arterias están empezando a saber que algo iba mal a los 15, 20 o 25 años y llega un momento en el que ocurre una explosión (un infarto), por lo que es una enfermedad silenciosa”, ha señalado Fuster, durante un desayuno informativo organizado por Nueva Economía Fórum, en Madrid, que ha contado con la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat.

Asimismo, otro de los problemas actuales “más importantes” es que a partir de los 50 años cuando la persona se encuentra bien “no toma” la medicación prescrita por el médico. “Somos capaces de engañarnos de una manera tan fenomenal que es dramático ver el hecho de creernos que estamos bien y seguimos teniendo un tipo de una vida que es completamente caótica desde el punto de vista médico”, ha alertado.

Por ello, ha destacado la importancia de implantar programas en los que los adultos se conciencien para cambiar los factores de riesgo. En este sentido, Fuster ha explicado que ya se han hecho pruebas en otros países (Costa Rica, Cerdeña o California), lideradas por él mismo, que han demostrado la utilidad en la salud de este colectivo, ya que se ha logrado que la esperanza de vida se sitúa en torno a los 100 años.

No obstante, uno de los retos más importantes que tiene la sociedad a nivel mundial, ha advertido Fuster, es prevenir la aparición de enfermedades desde la infancia, para lo cual ha destacado la importancia de la educación en hábitos saludables a partir de los tres años.