La mayoría de los pacientes considerados alérgicos a los antibióticos probablemente no lo sean. Solo un 15 por ciento de los pacientes con sospechas de ser alérgicos a los antibióticos resultaron serlo tras un diagnóstico alergológico. Dichos pacientes reciben un tratamiento alternativo, lo que incrementa el fracaso terapéutico, los efectos secundarios, las infecciones por bacterias y de sus resistencias.

Un estudio llevado a cabo en el Hospital 12 de Octubre de Madrid indica que los antibióticos son responsables de un 60 por ciento de todas las reacciones alérgicas registradas en dicho estudio y, dentro de los antibióticos más de la mitad fueron debidas a betalactámicos. Después de un diagnóstico alergológico correcto solo un 15 por ciento resultó ser realmente alérgico.

También datos del Comité de Alergia a Medicamentos de la Sociedad Española de la Alergología e Inmunología (SEAIC), apuntan que entre un 10 por ciento y un 15 por ciento de los pacientes que necesitan antibióticos betalactámicos son alérgicos.

Partiendo de esto, y con el objetivo de concienciar tanto a la Administración como a los profesionales sanitarios y los pacientes del riesgo que supone estar categorizado erróneamente como paciente alérgico a betalactámicos, el SEAIC pondrá en marcha la campaña ‘Cero pacientes catalogados de alérgicos a antibióticos betalactámicos sin serlo’. El punto de partida de esta iniciativa será la realización de un protocolo de diagnóstico preciso para todos aquellos pacientes que sean sospechosos de sufrir alergia estos medicamentos.

La detección correcta de la alergia a antibióticos supone un ahorro de casi cuatro mil euros por paciente, según afirman desde el Hospital Universitario de Salamanca. El coste de ingreso y el tratamiento de los pacientes etiquetados como alérgicos a betalactámicos supone una cantidad adicional de 355 euros con respecto a uno no alérgico.