El mal control del asma condiciona pérdida de calidad de vida del paciente y elevados costes socio-sanitarios. En concreto, con costes directos e indirectos hasta diez veces superiores a los del asma bien controlada. Pese a ello, la realidad es que solo una quinta parte de los pacientes con asma logran un buen control de la enfermedad. Ante esta realidad, el Grupo de Respiratorio de SEMERGEN pone en marcha un estudio, a nivel nacional. Este está basado en la utilización del aplicativo ‘Control ASMApp’. Esta es una herramienta para el seguimiento evolutivo de pacientes con acceso multiplataforma.

Entre otras cuestiones, el estudio plantea resolver a los médicos participantes algunas dudas habituales en el manejo diario del control del asma: ¿Cuál es el grado de control de mis pacientes? ¿Cómo es el valor y la evolución de la función pulmonar? ¿Cuántas agudizaciones tienen mis pacientes asmáticos? ¿Cómo se relaciona el grado de control con factores como la adhesión o las exacerbaciones?

Control del asma

‘Control ASMApp’ es un desarrollo tecnológico realizado con el aval científico de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) y de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR). Cuenta con la colaboración del Grupo Menarini en la promoción de esta App.

El empleo de esta aplicación móvil servirá para analizar el seguimiento evolutivo de los pacientes con asma. Con ello se espera mejorar el control de asma a nivel clínico. “En Atención Primaria consideramos imprescindible el empleo de este tipo de recursos tecnológicos”, asegura José Antonio Quintano, coordinador del grupo. “Estamos convencidos de que ‘Control ASMApp’ facilita al médico la consecución de los objetivos de control”. En concreto, la comparación de resultados en tiempo real y el acceso a documentación de utilidad para la consulta.

Con este proyecto se persigue, además, aprovechar las ventajas que esta App ofrece para mejorar la relación médico-paciente. También su capacidad para superar la inercia terapéutica y contribuir a una mejor adhesión terapéutica, ambos factores claves en el adecuado control del asma.