El presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (OMC) de España, el doctor Tomás Cobo, ha comparecido ante los medios de comunicación para alertar de la necesidad de abordar de manera urgente la problemática que afecta a los médicos españoles. En su intervención ha presentado un informe que recoge el análisis y las causas por las que de las más de 8.000 plazas para Médico Interno Residente (MIR) ofertadas este año, 218 han quedado desiertas pese a que tenemos un 69% más de médicos egresados frente a un 20% menos de plazas ofertadas. Cierra el informe una batería de propuestas diseñadas para mejorar la situación.

El mencionado trabajo, elaborado por la Sección Nacional de Médicos Jóvenes y Promoción de Empleo de la OMC, también propone una batería de propuestas a implementar en el corto, medio y largo plazo que permitan revertir el actual panorama del acceso de los médicos españoles a las plazas MIR. Entre las más inmediatas que se plantean destaca establecer un segundo turno de elección y modificar el cupo de extracomunitarios para optar a las plazas que se quedan sin adjudicar. Asimismo, se propone una bajada de la nota de corte sin que se menoscabe el elemento de control mínimo de calidad exigido.

“El Real Decreto de 2008 –explica el doctor Cobo– permite que haya un 10% del total de las plazas que se ofrecen para médicos extracomunitarios. Ayer la ministra de Sanidad anunció que se amplía al 6,6% lo que permitirá que 545 médicos extracomunitarios puedan aspirar a esas 218 plazas vacantes”. Sin embargo, el presidente de los facultativos ha sido tajante al afirmar que “esto es un parche a corto plazo”.

Estudio socialdemográfico

Otra de las medidas a implantar de forma urgente es la monitorización, por parte del Ministerio de Sanidad, de las plazas donde se produzca una no toma de posesión y renuncias en los primeros 12 meses, así como la creación de una mesa de trabajo paritaria entre el Ministerio y la OMC y la elaboración de un estudio socialdemográfico donde la OMC pueda co-regular junto a la Administración las medidas oportunas para poder tener la Formación Médica Especializada adecuada para mantener el modelo sanitario universal, público y gratuito.

El informe, presentado hoy a los medios, ya obra en poder de la ministra de Sanidad quien, dice el doctor Cobo, se ha mostrado dispuesta a valorarlo y en disposición de buscar soluciones conjuntas.

Medidas a medio y largo plazo

En el informe elaborado por la Sección Nacional de Médicos Jóvenes y Promoción de Empleo de la OMC, también se incluye una serie de propuestas de mejora pensadas para aplicar a medio y largo. La primera es el establecimiento de un sistema integral de la garantía de la calidad de la Formación Sanitaria Especializada que evalúe la calidad de la docencia mediante encuestas, resultados de las evaluaciones a los residentes, incidentes en la formación y quejas de la legislación vigente en la materia.

Otras medidas planteadas en un marco temporal más flexible plantean: reforzar las Unidades Docentes, actualizar los criterios de acreditación e introducir compensaciones horarias e incentivos para los tutores, además de reconocer sus funciones y regularlas; establecer un sistema de incentivos que compensen desplazamiento y alojamiento en aquellas plazas y especialidades MIR de difícil cobertura; mejorar las retribuciones de los MIR; y estudiar la problemática de las especialidades crónicamente menos elegidas para acordar acciones de mejora específicas en la Comisión de Recursos Humanos del Sistema Nacional de Salud, entre otras.

Vacantes MIR pese a haber más médicos

Las plazas MIR vacantes suponen el 2,66% del total, y el porcentaje más alto de la última década, alertan desde la OMC. Desglosando las plazas sin cubrir, 8 de ellas son de la especialidad de Medicina del Trabajo, 10 de Microbiología y las 200 restantes de Medicina Familiar y Comunitaria concentradas en Asturias, Castilla y León, Cataluña, Extremadura y Galicia.

En lo que respecta a las 200 plazas vacantes en Atención Primaria, el informe denuncia que se continúa permitiendo el ejercicio de la misma sin la formación especializada en el sistema público. “Se observan con frecuencia situaciones donde un médico sin especialidad es acompañado por un médico residente, con más formación y menor sueldo”, dice el texto. “Lo que hace peligrar nuestro actual modelo de salud universal”.

Este fenómeno podría estar relacionado con las plazas de difícil cobertura en determinadas especialidades y regiones para médicos especialistas que supone un importante problema a la hora de asegurar un mínimo de calidad en la atención. Las condiciones laborales de los médicos y el maltrato sistemático que los médicos llevan sufriendo décadas es la principal causa, tal como se apunta en el documento de trabajo.

Una situación que, lamentablemente, no es nueva, tal como recuerda el presidente de la OMC: “ya que sucedió en 2014, con 215 plazas vacantes con 108 de Medicina Familiar, similar a lo sucedido en 2007 y 2008”.

Se van a Europa o a la privada

El origen del problema, tal como reza el informe, obedece a una dinámica compleja en la que subyacen diferentes causas. Pero, “las más graves –asegura el doctor Cobo– tienen que ver con la emigración de los médicos a otros países de nuestro entorno, sobre todo a Francia, Alemania e Inglaterra y con la oferta que encuentran en la Sanidad privada, donde pueden ejercer incluso sin especialización. Tanto en Europa como en la Sanidad privada no encuentran precariedad laborar y pueden tener unos salarios más elevados”.

En este sentido, el presidente de la OMC insiste en que, en España, aún “tenemos un 50% de precariedad profesional y nuestro salario es francamente inferior a los que hay en la Unión Europea. Además, durante el desarrollo de nuestra carrera profesional, el tiempo que tenemos para la formación médica continuada es paupérrimo, con cinco días al año que en algunas regiones disminuye hasta dos”.