El IX Congreso Nacional del Programa de Atención Integral al Médico Enfermo (PAIME) ha puesto de relieve la necesidad de crear políticas de Recursos Humanos que actúen sobre las repercusiones psicológicas de los sanitarios tras la pandemia. En concreto, estas políticas de Recursos Humanos deben garantizar las mejores condiciones de seguridad física y psicológica. Estas son la única vía para superar la dura experiencia de la pandemia de COVID-19.

Asimismo, en el Congreso se ha puesto de relieve la necesidad de que el PAIME sea considerado un bien de salud pública. En concreto, para garantizar la salud de los ciudadanos. También que su filosofía y función se inculque ya desde las facultades de Medicina.

Todas estas conclusiones se han recogido en un documento. El mismo establece once ideas claves que han de ser aprobadas por los participantes del Congreso previo a su publicación. Las mismas serán la guía de una comisión general del PAIME que supervise, evalúe y haga un seguimiento de las grandes líneas de actuación marcadas en este encuentro. En concreto, hasta el próximo Congreso PAIME, que se celebrará dentro de dos años.

Políticas de Recursos Humanos

Bajo el lema “Cuidando de ti, cuidando de todos”, este IX Congreso ha abordado con especial interés el impacto de la COVID-19 sobre la salud mental y hábitos del colectivo médico. Todo ello a través de la cartera de servicios del PAIME y la capacidad de respuesta ante las nuevas necesidades.

En cuanto a la necesidad de nuevas políticas de recursos humanos, se ha analizado la respuesta institucional ante las actuales necesidades de atención y apoyo a la salud de los médicos. También otras cuestiones como la salud mental de los médicos en formación ante la COVID-19.

Igualmente, se ha debatido sobre los retos actuales de la financiación del PAIME y estrategias para comunicar el programa. Por último, se han recordado a las personas que han marcado el PAIME y dejado su huella a lo largo de su trayectoria.