Con la edad, el riesgo de caídas

aumenta; de hecho, el

75 por ciento de las caídas se

dan en personas mayores de 65

años. Nuestros reflejos ya no son

lo que eran y nos movemos más

lentamente. Si a esto se unen

otros trastornos que afectan a la

estabilidad, como el Parkinson,

problemas visuales o auditivos,

el riesgo aumenta considerablemente.

Poco o nada se puede

hacer frente al envejecimiento,

pero sí en el ámbito de la prevención,

convirtiendo el hogar

en un lugar seguro y siendo cautos

al salir a la calle. No hay que

olvidar las importantes secuelas

y complicaciones que puede

acarrear una caída, como fracturas

u otras lesiones graves que

requieren a menudo inmovilizaciones

prolongadas o ingreso

hospitalario para su curación,

siendo una consecuencia muy

habitual que el paciente quede

con alguna secuela en cuanto a

movilidad.

En opinión de los expertos,

la intervención más eficaz para

evitar las caídas de los mayores

en su domicilio consiste en

combinar algo de ejercicio físico

para mejorar el equilibrio,

tratamiento de los problemas

de visión y eliminación de obstáculos

en la vivienda.

Cuidado con el suelo

1. Los muebles nunca deben

ser un obstáculo. Si es necesario,

pida a alguien que los

mueva para que pueda moverse

libremente sin tener que esquivarlos.

2. Las alfombras deben de

estar bien sujetas al suelo o

disponer de superficies antideslizantes.

3. No deje en el suelo periódicos,

libros, mantas, cajas

u otros objetos. Puede acabar

tropezando con ellos.

4. No deje sueltos los cables

de lámparas o electrodomésticos.

Enrolle el cable y fíjelo

a la pared con cinta adhesiva.

5. Pinte los marcos de las

puertas con un color diferente

para evitar toparse con ellos.

Revise las escaleras

1. Los peldaños siempre

han de estar libres de objetos.

2. Arregle los peldaños o

escalones que estén sueltos o

desnivelados.

3. La iluminación es muy

importante. Si la bombilla que

alumbra la escalera se ha fundido

y usted no puede cambiarla,

pida a un amigo o a un

familiar que le ayude.

4. Es recomendable disponer

de un interruptor en la parte

de arriba de la escalera y otro

en la de abajo. Son muy útiles

los interruptores que brillan y se

pueden ver en la oscuridad.

5. La barandilla no debe

estar suelta o rota. Es importante

que la barandilla recorra

todo el largo de la escalera y a

ambos lados de la misma.

6. Asegúrese de que la alfombra

está firmemente sujeta

a cada uno de los escalones.

7. Utilice cinta reflectante

en la parte de arriba y de debajo

de las escaleras, para que

sea más fácil verlas.

En la cocina

1. Intente colocar los utensilios

de uso habitual al alcance

de la mano para evitar usar

escaleras. Nunca se suba a una

silla para alcanzar algo. Si no

tiene más remedio que hacerlo,

utilice una escalera nueva y

estable con una barra a la que

poder agarrarse.

En el dormitorio

1. Ponga una lámpara en la

mesilla de noche o en cualquier

otro lugar al que pueda acceder

fácilmente desde la cama.

2. La zona que va de la cama

al baño ha de estar siempre

iluminada. Recurra a luces

nocturnas que le permitan ver

por dónde camina. El pasillo,

el hall, el dormitorio y el cuarto

de baño son los lugares idóneos

para este tipo de luces.

En el cuarto de baño

1. Si el suelo de la ducha o

del baño es resbaladizo, coloque

esterillas de caucho antideslizantes

bien fijadas al suelo.

2. Instale barras de apoyo

para poder entrar y salir más

fácilmente de la bañera o de la

ducha o levantarse mejor del

retrete.

3. Si es posible, cambie la

bañera por un plato de ducha.

Y además

1. Haga ejercicio regularmente.

El ejercicio fortalece el

cuerpo y mejora el equilibrio y

la coordinación.

2. Pida a su médico o a su

farmacéutico que revise las medicinas

que esté tomando, incluso

los medicamentos que no requieran

receta. Algunos de ellos

pueden hacer que se encuentre

somnoliento o mareado.

3. Acuda a la consulta del

oftalmólogo una vez al año. Si

no ve correctamente el riesgo

de caídas aumenta.

4. Si se siente mareado

habitualmente, consulte con

su médico.

5. Antes de levantarse de

la cama o de una silla, siéntese

unos minutos en el borde. No

intente levantarse de golpe.

6. Use zapatos de suela

antideslizante y tacón bajo y

evite las sandalias o chanclas.

7. Si no se siente seguro al

caminar use un bastón o un

andador, así su base de apoyo

será mayor.

8. Mejore la iluminación de

su hogar. Utilice bombillas de al

menos 60 vatios de potencia.

Coloque los interruptores de tal

forma que pueda encender la

luz nada más entrar en la habitación

y no tenga que caminar en

la oscuridad para llegar a ellos.

Por su seguridad

1. Coloque al lado del teléfono

una lista, de tamaño grande

y que se pueda ver fácilmente,

con los números de emergencia.

2. Ponga un teléfono cerca

del suelo, por si se cae y no

se puede levantar.

3. Lleve consigo un dispositivo

de alarma que le permita pedir

ayuda en caso de caída.

FUENTES: Centro Nacional para la Prevención

y el Control de Accidentes (EE.UU.)

y Clínica Universitaria de Navarra.