Recientemente ha sido autorizado

un tratamiento capaz

de disminuir el número y

gravedad de los “brotes” de esclerosis

múltiple, patología que

afecta a más de 30.000 personas

en España. Este tratamiento

permite modificar el curso

natural de esta dolencia, según

informa la Asociación Tinerfeña

de Esclerosis Múltiple, que

además incide en que aunque

en la actualidad se sigue investigando

para conseguir la cura

de esta enfermedad, se han logrado

avances para reducir el

impacto de los ataques y se

dispone de tratamiento para

disminuir sus síntomas.

La rehabilitación es de gran

valor para mejorar la calidad

de vida del paciente, un dato a

tener en cuenta, toda vez que

la esclerosis múltiple es la enfermedad

neurológica más frecuente

entre adultos jóvenes,

pues aparece entre los 20 y los

40 años. Su prevalencia es mayor

que la de la ceguera o el

síndrome de Down, se desconoce

su origen y no es contagiosa

ni hereditaria, aunque se

manifiesta más frecuentemente

en algunas familias.

Tampoco es mortal ni se

trata de una enfermedad psiquiátrica,

afecta en mayor proporción

a las mujeres y cada

evolución es distinta, por lo

que no es posible anticipar si la

enfermedad será grave o no.

Según la citada Asociación, cada

ocho horas se diagnostica

en España un nuevo caso de

esclerosis múltiple.

Los síntomas son diferentes

en cada persona, aunque

es común que afecte a la

visión y aparezcan fatiga,

temblores, incontinencia urinaria,

dolores, pérdida de

fuerza o sensibilidad en una

parte del cuerpo así como

problemas de memoria o

concentración.