» No intente bucear si no se siente cómodo. Durante el descenso

debe igualar suavemente la presión de sus oídos y

de su máscara. Nunca bucee fuera de los parámetros de las

tablas de buceo y quédese dentro de los límites en los que

no se necesita parada de descompresión.

» Nunca mantenga la respiración mientras asciende. Este

movimiento ha de hacerlo despacio, mientras respira con

normalidad.

» Familiarícese con la

zona de la inmersión

bajo el agua y sus

peligros. Aprenda

qué peces, corales y

otros peligros ha de

evitar para que no

ocurran accidentes.

Esté atento a las corrientes y mareas del lugar.

» No se deje dominar por el pánico cuando esté debajo del

agua. Si se confunde o se pone nervioso, pare, trate de relajarse

y examine a fondo el problema. Puede obtener ayuda

de su compañero de buceo o de su instructor o guía, ya

que nunca ha de bucear sin un compañero.

» Planifique su buceo y siga siempre el plan marcado.

Además, ha de asegurarse de que tiene el equipo de buceo

adecuado para la inmersión que ha planeado y que funciona

adecuadamente.

» Bucear puede resultar peligroso si usted padece problemas de

salud. Consulte a su médico si puede practicar este deporte.

» No bucee cuando esté tomando medicamentos a menos

que su médico le haya dicho que hacerlo es seguro. No

beba alcohol antes de ir a bucear.

» El buceo en cuevas es muy peligroso y sólo lo deben hacer

buceadores con entrenamiento y equipo apropiado.

» Si usted no se siente bien, o si siente dolor después de bucear,

vaya inmediatamente a un centro de urgencias.

» No vuele durante las siguientes 12 horas después de haber realizado

una inmersión que no necesitó descompresión, ni siquiera

en un avión con aire presurizado. Si la inmersión exigió paradas

de descompresión no vuele por lo menos durante 24 horas.

FUENTE: www.bajoelagua.com