Cerca de la mitad de los

usuarios de lentes de contacto

no limpia la caja en la

que se guardan, reutiliza de un

día para otro la solución donde

se conservan y las usa durante

al menos dos semanas más del

tiempo recomendado, según

destacaron los expertos reunidos

con motivo de las Jornadas

de Actualización en Superficie

Ocular y Lentes de Contacto,

desarrolladas en el marco del

Aula Europea de Óptica y Optometría

de la Universidad

Europea de Madrid.

Que los usuarios de lentillas

no sepan cuidarlas puede

generarles desde incomodidad

hasta infecciones y, en casos

extremos, la necesidad de volver

a tener que usar gafas, por

lo que los especialistas consideran

tan importante enseñar

al nuevo usuario a ponerse y

quitarse las lentes, como educarle

en su correcto mantenimiento.

Según el director de Marketing

Médico de Abbott Medical

Optics, Rafael Guerrero,

la mayoría de estos pacientes

no frota, aclara y deja sumergidas

durante las horas requeridas

sus lentes de contacto en

la solución específica para ello,

y prácticamente la mitad “si

tienen que cambiar sus lentillas

al mes de su utilización, las

lleva 45 días”.