Tras un completo estudio

realizado por el Observatorio

Chicco y la Universidad de

Milán, la compañía ha incorporado

el “Proyecto Color” a su línea

de juguetes. Haciendo uso

de los colores como principal

herramienta, Chicco ha conseguido

que los más pequeños se

diviertan mientras descubren y

aprenden nuevos sonidos, palabras,

números e incluso idiomas

a través de sus múltiples

actividades interactivas.

Estimular a los más pequeños

de la casa es una acción

fundamental para favorecer su

desarrollo, pero deben ser adecuados

a su capacidad y agudeza

visual: los colores, las formas

y los modelos deben ir variando

a lo largo del tiempo según van

creciendo, tres factores fundamentales

que Chicco ha tenido

en cuenta como prioridad a la

hora de aplicar el Proyecto Color

a su línea de juguetes. En este

sentido, se han seguido los

siguientes pasos para crear esta

nueva colección:

1. Se ha utilizado el blanco

en zonas neutras del juguete

en las que no hay ninguna

actividad y, por tanto, no deben

llamar la atención del niño.

2. Se han utilizado los colores

y sus gamas adaptadas a

los juguetes y a sus edades correspondientes

con el fin de

enfatizar las zonas del juguete

con las que el niño puede

interactuar.

3. Se han recoloreado algunos

de los juguetes clásicos de

Chicco pero además se han aplicado

a nuevos juguetes presentados

en la colección de 2009.

4. Se ha diseñado de forma

exclusiva para esta colección

un logo identificativo que

irá acompañado de un icono

que muestra el desarrollo de la

percepción cromática del niño.

Ambos serán visibles en el

packaging de los juguetes Proyecto

Color.