La diabetes es una enfermedad

crónica que se desarrolla

cuando el páncreas no

produce suficiente insulina o

cuando el organismo no puede

utilizar la insulina producida

de un modo eficaz. Esto

ocasiona un aumento de la

glucosa en sangre.

Es posible conseguir un

buen control de la diabetes

mediante una alimentación

adecuada, ejercicio, vigilando el

peso corporal y tomando medicamentos

si son necesarios.

Con todo ello podrá llevar una

vida absolutamente normal.

Recuerde, además, que no

está solo en el cuidado de su

diabetes. Su médico, el personal

de enfermería, el farmacéutico

y su propia familia le

ayudarán en esta tarea.

Alimentación

La dieta es un aspecto fundamental

en el tratamiento de la

diabetes, por lo que es importante

seguir las recomendaciones

y mínimas restricciones

que el médico le indique.

» Cumpla el plan de comidas

indicado por su médico,

respetando el horario, número

de comidas y suplementos establecidos.

Es importante comer

5-6 veces a lo largo del

día (desayuno, media mañana,

comida, merienda, cena, refrigerio

antes de acostarse).

» Evite el consumo de

carbohidratos refinados (azúcar,

miel, mermeladas, caramelos,

chocolate, refrescos, pasteles,

fruta en conserva, etc.) ya

que se absorben rápidamente

y provocan un aumento muy

rápido de la glucemia.

» Los alimentos ricos en fibra

(pan integral, fruta con piel,

verduras, legumbres) son muy

aconsejables, ya que disminuyen

la elevación brusca de la glucemia

y evitan el estreñimiento.

» Limite los alimentos ricos

en grasas saturadas (carnes,

embutidos, mantequilla)

y consuma más pescado, legumbres,

frutas y verduras.

» Evite las bebidas alcohólicas

muy dulces y de alta

graduación. Si no se lo ha

prohibido su médico, puede

tomar una pequeña cantidad

de vino durante las comidas

(nunca en ayunas).

» Puede tomar sacarina o

aspartamo para endulzar el café

o el té, pero con moderación.

Ejercicio

El ejercicio físico regular es

muy positivo para el diabético

porque ayuda a controlar el

peso, mejora el control de la

glucemia, alivia el estrés y disminuye

el riesgo de padecer

enfermedades cardiovasculares.

» Siga las indicaciones de

su médico en cuanto a tipo

de ejercicio, intensidad, horarios

y duración.

» Caminar 30 minutos

diarios es una actividad física

excelente al alcance de todos.

También es recomendable nadar,

hacer gimnasia, bailar o

montar en bicicleta.

» Utilice calzado adecuado

para cualquier ejercicio físico,

incluso para caminar.

» Programe suplementos

de comida y/o reduzca la medicación

si va a realizar un ejercicio

más prolongado o intenso

del que está acostumbrado.

» Lleve a mano un terrón

de azúcar para controlar la hipoglucemia

si se presenta.

» Evite el ejercicio si su

diabetes está descompensada

o presenta complicaciones

avanzadas.

» No realice deportes de

alto riesgo (submarinismo, alpinismo,

etc.).

Medicación

El tratamiento farmacológico,

junto con la dieta y el ejercicio

físico, tiene como objetivo el

control de los niveles de glucosa

en sangre. Es muy importante

respetar el horario estipulado

por su médico para la administración

de insulina y la toma de

la medicación oral, y aprender

de forma adecuada la técnica

de administración de insulina.

Peso

Un peso adecuado le ayudará a

disminuir la glucemia, la tensión

arterial, el colesterol y otros factores

de riesgo cardiovascular.

Siga fielmente la dieta y el ejercicio

indicados por su médico.

Lo ideal es conseguir una reducción

de peso en los diabéticos

obesos, y mantener el peso en

los diabéticos no obesos.

Perder peso requiere un

esfuerzo por su parte, pero

encontrará una gran recompensa

para su salud.

Autoanálisis

Nos referimos a autoanálisis o

autocontroles cuando el propio

diabético analiza sus niveles de

glucosa en sangre y orina.

» Estos análisis posibilitan

un mejor control de su glucemia

en cualquier momento, suponen

una mayor autonomía y

le harán sentirse más seguro.

» Siga las instrucciones

de su médico o farmacéutico

para realizar los autoanálisis e

interpretar correctamente los

resultados.

» Es importante llevar un

control exhaustivo de los resultados

de la glucemia. El registro

debe hacerse por escrito y

anotando las posibles incidencias:

variación de la dieta, ejercicio,

enfermedades como infecciones,

traumatismos, etc.

Más información:

www.sediabetes.org

www.fundaciondiabetes.org

www.arquitecte.org/users/fede/