Científicos españoles de la

Universidad Autónoma de

Barcelona (UAB) han detectado

un método para identificar

las zonas concretas de las proteínas

relacionadas con la

aparición de enfermedades

como Parkinson, Alzheimer o

el mal de las vacas locas.

Las proteínas son largas

cadenas moleculares que viajan

de una zona a otra de las

células y que se encargan de

transportar información fundamental

para la actividad del

organismo. La función de cada

proteína depende, en gran

medida, de la forma que

adopta.

Sin embargo, en algunos

casos, las proteínas pierden

esta forma al chocar con

otras, se agrupan y forman

unos agregados sin ningún tipo

de función que crecen y

forman las denominadas fibras

amiloides, causantes de

enfermedades neurodegenerativas

y de disfunciones en el

páncreas que originan diabetes

tipo 2.

El equipo de investigadores

de la UAB, dirigido por Salvador

Ventura, ha desarrollado

un método para identificar las

zonas de estas proteínas que

forman los denominados agregados.

Este sistema permite

detectar los segmentos concretos

de cada proteína, que

al entrar en contacto con

otras moléculas, crean fibras

amiloides.

Según Ventura, este método

“identifica potenciales dianas

terapéuticas contra estas

enfermedades y permite detectar

los blancos con mayor

exactitud para poder atacarlos,

teóricamente, de manera

más efectiva”. Es decir, sobre

la base de este descubrimiento

podría ser más factible encontrar

nuevos y eficaces tratamientos

terapéuticos frente

a estas enfermedades.