La disciplina pilates busca

conseguir un reequilibrio

del cuerpo corrigiendo errores

posturales y fortaleciendo la

musculatura interna y externa.

Esto se logra trabajando en

primer lugar la musculatura interna

del abdomen y el suelo

pélvico -considerado “el núcleo

del cuerpo por los especialistas

en esta técnica- y, a

partir de ahí, el resto de los

músculos. Las herramientas

para llegar a este objetivo son

la contracción de los músculos

y la respiración, tomando conciencia

de las partes del cuerpo

que generalmente nos pasan

desapercibidas.

El resultado final es que

toda la musculatura se fortalece

de forma estable, lo que en

una persona sana previene la

aparición de lesiones y en una

que ya presenta alguna lesión

la mejora en muchos aspectos.

En opinión de Ángela Río,

directora de Formación Continuada

y Postgrado en Pilates

de la Universidad Europea de

Madrid, “este método previene

la aparición de osteoporosis,

evita fracturas en el caso

de que esta enfermedad ya se

haya instaurado, mejora patologías

como la fibromialgia y

puede ser un complemento

inestimable para la fisioterapia

en la rehabilitación de lesiones”.

Estos objetivos se van alcanzando

en diferentes fases.

En primer lugar, trabajando en

suelo, la modalidad más básica,

y posteriormente en distintas

máquinas que combinan

barras y muelles para facilitar

los movimientos.

Para todas las edades

La disciplina pilates está recomendada

para personas de

cualquier edad y condición física,

ya que los ejercicios se

adaptan a cada situación particular.

No obstante, Ángela

Ríos advierte que “no es un

ejercicio relajado como puede

ser el yoga; de hecho, se puede

sudar la gota gorda practicándolo”.

Pero dadas sus propiedades

terapéuticas, este método

está indicado especialmente

para las personas que padezcan

dolor de espalda, osteoporosis,

fibromialgia o una hernia,

aquellas que hayan adoptado

posturas viciadas y, en general,

para cualquiera que quiera

mejorar su tono muscular.

Además, al trabajar fundamentalmente

el abdomen, los

músculos se tonifican y se reduce

volumen. No obstante,

como en cualquier deporte,

los beneficios no son eternos

y, si se deja de practicar, el

músculo pierde tono.

Más información: www.metodo-pilates.com