Encontrar una vacuna contra

el sida y luchar contra

el estigma social que sufren los

pacientes con VIH/sida es hoy

por hoy, cuando se acaban de

cumplir 25 años de la identificación

del virus, la asignatura

pendiente de quienes luchan

contra esta enfermedad, según

el doctor Juan González

Lahoz, del Servicio de Enfermedades

Infecciosas del Hospital

Carlos III.

En su opinión, el arsenal

terapéutico contra el virus ha

“mejorado notablemente” desde

que éste se identificó, logrando

“cronificar” la enfermedad

y disminuir su incidencia,

sobre todo en los países ricos.

A partir de 1999, aparecieron

tratamientos muy eficaces

contra el VIH/sida pero entonces

los enfermos debían tomar

una gran cantidad de medicamentos

que además interaccionaban

mucho entre ellos.

Ahora, los tratamientos han

mejorado, permitiendo que

sea una enfermedad controlable

que permite a los afectados

una vida normal.

Sin embargo, aunque la

pandemia esté “relativamente

controlada” en los países ricos,

en el resto del mundo, sobre

todo en África Subsahariana, el

VIH/sida sigue siendo “un importante

problema de salud pública”.

Las últimas cifras publicadas

a finales de 2007 por la Organización

Mundial de la Salud

(OMS) cifraban en unos 33 millones

los infectados de VIH de

los que el 75 por ciento viven

en países en vías de desarrollo.

Además, 25 años después

de identificarse el virus aún no se

ha logrado encontrar una vacuna

para combatir la pandemia.

Según González Lahoz, “los

científicos continúan investigando

en la vacuna, pero este trabajo

avanza lento debido a la gran

capacidad de mutación del virus,

por lo que lo importante

ahora es estimular la prevención,

sobre todo en los jóvenes que viven

en los países más pobres y

encontrar medicamentos que

mejoren los que ya tenemos, a

pesar de que podemos estar satisfechos

de los avances terapéuticos

de los últimos 25 años”.

El trabajo español

Para el presidente de la Coordinadora

Estatal de VIH-Sida

(CESIDA), Santiago Pérez Avilés,

son innegables los “grandes

avances” logrados en el

tratamiento del VIH/sida en

España, pero existen algunos

temas pendientes como el reconocimiento

en el Sistema

Nacional de Salud (SNS) de la

cirugía reparadora para los

pacientes con lipoatrofia facial

y la necesidad de que los

pacientes que necesitan trasplantes

hepáticos reciban un

tratamiento especial en la lista

de trasplantes, ya que muchos

no pueden esperar tanto

tiempo.

Pérez Avilés considera que

España está haciendo “un

buen trabajo” contra la pandemia,

ya que, en nuestro país,

todo el mundo puede acceder

a atención y tratamiento gratis

y existen buenos recursos

para la prevención. No obstante,

a juicio del presidente

de CESIDA, ahora hay que

poner énfasis en la batalla

contra la discriminación y el

rechazo social.