El número de interrupciones voluntarias

del embarazo practicadas

en España en 2004 ascendió

a 84.985, lo que representa un

incremento del 6,5% con respecto

al año anterior, de acuerdo

con datos oficiales dados a

conocer recientemente. La tasa

de abortos, que ha sorprendido

al propio Gobierno, según

se desprende de los comentarios

de la ministra de Sanidad

Elena Salgado, se situó en 8,94

casos por cada mil mujeres entre

15 y 44 años de edad, frente

a los 8,77 del año anterior.

En opinión de Salgado, la

tasa de abortos por cada mil

mujeres entre 15 y 44 años se

incrementó en 2004, pero dicho

crecimiento se desaceleró

en relación a años anteriores.

A este respecto, la ministra

apuntó que la proporción

de abortos sobre embarazos

en España (13,77 según datos

de 2002), es inferior a la de

otros países europeos como

Alemania (15,35), Finlandia

(16,41), Francia (18,34), Dinamarca

(18,90), Italia (20,46),

Reino Unido (22,82) o Suecia

(25,63).

En cualquier caso, Salgado

aseguró que “no se puede hablar

de fracaso del Gobierno”,

y añadió que hay que partir

del hecho de que “ninguna

mujer desea abortar; siempre

es el último recurso en el caso

de un embarazo no deseado”.

Por ello, recalcó que hay

que insistir en una mejor educación

sexual, desde la escuela,

y en una mejor información a

las mujeres que llegan a España

procedentes de otros países en

los que no hay educación sexual.

Asimismo, abogó por la

promoción del uso de anticonceptivos

y una mayor información

sobre los preservativos “como

método anticonceptivo de

menores efectos secundarios”.

También reclamó “comprensión”

hacia las mujeres que finalmente

optan por esta decisión y

un ofrecimiento de ayuda por

parte de todas las instituciones.

La titular de Sanidad anunció

igualmente que su departamento

empezó hace unos meses

un estudio cualitativo, cuyos

datos se conocerán en febrero

de 2006, sobre las razones que

llevan a las mujeres a abortar.

El riesgo de la salud materna, principal motivo

De acuerdo con las últimas informaciones

difundidas por el

Ministerio de Sanidad, entre

los motivos despenalizados

aducidos para recurrir al aborto

en España, en un 96,7% se

basó en el riesgo de la salud

materna, seguido a distancia

por la malformación fetal

(3%), la violación (0,02%) y

por otras causas.

En la mayoría de los casos

(64,47%), las mujeres

que optaron por la interrupción

voluntaria del embarazo

eran solteras, siendo casadas

el 25,93%. Son menores los

porcentajes de separadas, divorciadas

y viudas.

Las mayores tasas de abortos

se registran en mujeres

con tramos de edad de entre

20 y 24 años, seguido de mujeres

de entre 25 y 29 años y

menores de 20 años.

Hay más interrupciones entre las asalariadas

Atendiendo a la situación laboral,

más de la mitad de las

mujeres estudiadas que interrumpieron

voluntariamente

su embarazo eran asalariadas.

Según el nivel de formación,

la mayoría de mujeres que

abortaron el pasado año tenían

estudios de segundo

grado (63,75%), frente al

17,04% que sólo cuentan

con estudios primarios y un

15,42% con estudios universitarios.

Por otro lado, el 50,31%

de mujeres que abortaron no

tenían hijos y el 28,11% ya había

abortado anteriormente.

En relación con los centros

sanitarios, la mayoría de

los abortos se realizaron en

clínicas y hospitales privados;

y tan sólo un 3,5% se practicaron

en hospitales públicos.

Además, el 61,43% de

las interrupciones voluntarias

del embarazo se produjo en

la octava semana o menos de

gestación y el 26,50%, entre

la novena y la duodécima semana.

Baleares, la comunidad con más abortos

Por comunidades autónomas,

la tasa más elevada de abortos,

siempre según datos del

Ministerio de Sanidad, corresponde

a Baleares, con 12,38

abortos por cada 1.000 mujeres,

seguida de Madrid, Cataluña,

Murcia, Aragón y Andalucía.

Por debajo de la media

nacional se encuentran las tasas

de Comunidad Valenciana,

Asturias, La Rioja, Canarias,

Castilla y León, Castilla-La

Mancha, Navarra, Extremadura,

Cantabria, Galicia, País

Vasco y Ceuta y Melilla.

En términos absolutos,

Madrid figura a la cabeza,

con 16.228 abortos, seguida

de Cataluña, Andalucía, Comunidad

Valenciana, Murcia,

Castilla y León, Canarias, Baleares,

Galicia y Aragón.