Según un estudio realizado

por el grupo de investigación

en Riesgo Cardiovascular y

Nutrición del Instituto Municipal

de Investigación Médica

(IMIM-Hospital del Mar) y publicado

recientemente en British

Journal of Nutrition, la dieta

mediterránea mejora la

percepción de las personas sobre

su estado de salud físico y

mental. Los efectos positivos

de la dieta mediterránea no se

dan solo por la composición

de los alimentos ingeridos, sino

también por el estilo de vida

asociada a la dieta: comer

más en casa, invertir tiempo

en la preparación de los alimentos,

compartir el momento

de la comida etc., elementos

que contribuyen a mejorar

la percepción de bienestar del

individuo.