Identificar cuáles son

los factores genéticos

de la artrosis se ha

convertido durante los

últimos años en uno

de los objetivos tanto

de genetistas como de

reumatólogos con el

fin de poder prevenir o

detectar de forma precoz

esta enfermedad.

Pero aunque los esfuerzos

han sido muchos y ya son conocidos

algunos genes que

podrían estar implicados en el

desarrollo de esta patología

músculo-esquelética, también

es cierto que los estudios relacionados

con la genética de la

enfermedad se encuentran todavía

en terrenos muy vírgenes

y están muy por detrás de

la investigación de otras patologías

como la artritis reumatoide

o el lupus.

“Lo que sí que está claro

hasta el momento es que la artrosis

tiene un componente

genético importante”, ha señalado

el doctor Antonio González

Martínez-Pedrayo, del

Servicio de Reumatología del

Hospital Clínico Universitario

de Santiago de Compostela,

quien ha presentado los últimos

datos de su investigación

en este ámbito en el Congreso

Anual de la Sociedad Internacional

de Investigación en Artrosis

que acaba de concluir

en Montreal (Canadá).

Tal y como indica este especialista,

“ahora mismo en artrosis

existen más campos para

investigar que soluciones. El

problema con el que nos encontramos

en la investigación

genética de la artrosis es que

hay muchos enfoques posibles

al seleccionar pacientes y controles

y todavía no sabemos

cuál es el mejor para obtener

resultados claros y útiles”.