Los adultos pasamos más de

la mitad de nuestras horas

de actividad en el trabajo. Por

ello, un entorno laboral que fomente

unos hábitos sanos puede

reducir el riesgo de padecer

muchas enfermedades, entre

ellas las cardíacas y accidentes

cerebrovasculares, que constituyen

la primera causa de

muerte en el mundo, con 17,2

millones de víctimas cada año.

“En los últimos años, gracias

a las campañas llevadas a

cabo desde la Fundación Española

del Corazón (FEC) y al esfuerzo

de los especialistas, hemos

avanzado mucho en el

terreno de la prevención de las

enfermedades y accidentes cardiovasculares,

pero no podemos

bajar la guardia, y creemos

que el lugar de trabajo es una

pieza clave para tomar medidas

e iniciar hábitos cardiosaludables”,

apunta el doctor Leandro

Plaza, presidente de la FEC. Por

este motivo, el Día Mundial del

Corazón 2009, instaurado para

informar a las personas de la

importancia de cuidar su corazón,

lleva como lema “Trabajar

con corazón”, aludiendo a los

pequeños cambios que podemos

introducir en nuestra actividad

laboral cotidiana para

mejorar nuestra salud cardiovascular.

En este sentido, la

campaña del Día Mundial del

Corazón se ha centrado en el

control de los factores de riesgo

en el propio entorno laboral

(hipertensión, hipercolesterolemia,

obesidad, sedentarismo y

tabaquismo), lo que resulta fundamental

para conseguir una

disminución progresiva de estas

enfermedades.

Según el doctor José Luis López-

Sendón, jefe del Servicio de

Cardiología del Hospital Universitario

La Paz, para conseguir un

entorno profesional más saludable

basta con seguir unas sencillas

pautas basadas en el tabaco,

la alimentación y el ejercicio:

Incluir el ejercicio físico

en la agenda. Basta con

dar un paseo alrededor del

edificio, escoger las escaleras

en lugar del ascensor o hacer

algo de deporte en la pausa

de la comida.

Esforzarse por comer

de forma saludable. Hay que

saber escoger los menús más

adecuados a la hora del almuerzo,

incluso trayendo de casa la

comida si no es posible reducir

la ingesta de grasas en la cafetería

del trabajo. Las empresas

pueden comprobar que todos

los días se ofrezcan menús saludables

e incentivar el consumo

de alimentos sanos cambiando

la bollería industrial por una

cesta de frutas naturales a disposición

de los empleados.

Crear un entorno sin

humo. Para prevenir las enfermedades

cardiovasculares es

necesario evitar el hábito del

tabaquismo. Las empresas deben

evitar el consumo de tabaco

en el entorno de trabajo y

sus alrededores para contribuir

al bienestar de sus empleados.

El cuidado del corazón en

el ámbito laboral trae consigo

una serie de ventajas. “El primer

beneficio es que se salvan vidas:

casi la mitad de las personas

que fallecen por enfermedades

cardíacas y accidentes cerebrovasculares

se encuentran en un

periodo productivo de su vida:

entre 15 y 69 años”, apunta el

doctor López-Sendón.

Por otra parte, la introducción

de hábitos de vida saludables,

como la realización de

una actividad física regular, favorece

la concentración y la

agilidad mental. “Al mantener

el cuerpo activo, cuando tenemos

que enfrentarnos a una situación

de estrés laboral la

mente y el cuerpo se relajan y

la tensión acumulada se reduce,

lo que baja el riesgo de padecer

una enfermedad cardiovascular.

Y, además, las actividades colectivas

son ideales para estrechar

lazos con los compañeros de

trabajo”, afirma Leandro Plaza.

En opinión de este especialista,

la salud cardiovascular de la

plantilla también incide directamente

en los resultados económicos

de las empresas. “Una

plantilla sana puede contribuir,

de muchos modos, a la salud de

la empresa, incluso en momentos

de crisis económica”, afirma.

En una empresa sana se registra

un aumento de la productividad,

la reducción de la tasa de absentismo,

se reducen los gastos médicos,

disminuyen los accidentes

laborales, mejora la imagen corporativa,

se crea un buen ambiente

de trabajo y se amplía el

tiempo de permanencia del personal

en la empresa.