Con motivo del “Día Europeo

para el Uso Prudente

de los Antibióticos”, celebrado

el pasado 18 de noviembre, los

expertos quieren incidir en la

importancia de una correcta

administración de estos fármacos

de cara a evitar que tratamientos

que hoy son eficaces se

vuelvan ineficaces en un futuro.

“Hay que hacer comprender

al paciente y a su familia

que, en ocasiones, los riesgos

de la prescripción de un antibiótico

son mayores que los

de la no prescripción”, ha asegurado

el doctor Fernando

Baquero, Jefe del Servicio de

Microbiología del Hospital de

la Paz. En su opinión, las razones

del hiperconsumo en

nuestro país (España es uno

de los países con mayores tasas

de automedicación) son

en gran parte históricas y de

psicología social.

“El libre acceso sin coste a

una medicación valiosa, el interés

por disminuir tan pronto

como sea posible la sintomatología

y la creencia de que

administrar un antibiótico

siempre evita riesgos mayores

han motivado el consumo

abusivo. Las campañas de

concienciación son claramente

efectivas, pero hace falta tiempo”,

apunta.

Los especialistas aseguran

que la verdadera pandemia de

nuestra actualidad es la resistencia

a los antibióticos, “una

epidemia silenciosa y una

bomba de relojería porque el

día de mañana no contaremos

con suficientes antibióticos eficaces”.

“Nos encontramos en

una nueva frontera, porque de

ser un problema para el enfermo

individual, hemos pasado a

plantearlo en un nivel ecológico

y evolutivo. La resistencia es

un problema global que puede

afectar a medio plazo a toda la

relación de los humanos con

los microorganismos”, asegura

el doctor Baquero.