“Dormimos aproximadamente

igual de mal que el resto de países

desarrollados, aunque personalmente

creo que un poco peor

debido a que nuestros horarios

nos llevan a dormir algo menos

que nuestros vecinos europeos”,

afirma el doctor Francisco Javier

Puertas, Presidente de la Sociedad

Española del Sueño (SES). El

sueño cambia en cada etapa de

la vida, y lo mismo ocurre con las

alteraciones del sueño. Según los

datos recogidos por la Asociación

Española del Sueño (ASENARCO),

en el último siglo el

tiempo medio de sueño se ha reducido

al menos un 20 por ciento,

por lo que “dormimos casi

dos horas diarias menos”.

Actualmente, según los especialistas,

un niño hasta los 4

años necesita dormir entre 11 y

12 horas al día y una siesta de

una hora. Entre los 7 y los 8

años debe dormir de 10 a 11

horas. Un adolescente necesita

9 horas de sueño. un adulto,

entre 7 y 8 horas, y una persona

mayor, de más de 65 años, necesita

entre 5 y 6 horas de sueño

con 2 ó 3 pequeñas siestas

de 10 minutos a lo largo del día.