Durante el Simposio “Embarazo

y lactancia: actuación

desde la farmacia”, organizado

por Merck Consumer

Health Care y celebrado recientemente

en Barcelona, diversos

especialistas en el ámbito

de la sanidad han analizado

el papel actual del farmacéutico

como asesor de la mujer en

la etapa del embarazo.

Una de las conclusiones

que se extrae es la importancia

de la figura del farmacéutico

para concienciar a las mujeres

embarazadas sobre cómo sus

hábitos nutricionales pueden

afectar su salud y la de su futuro

bebé. Y es que la formación

de los farmacéuticos, su proximidad

con los pacientes y su

accesibilidad, lo convierte en

un asesor muy idóneo para

concienciar y orientar en las diferentes

situaciones de la mujer

embarazada (antes, durante

y después) e incluso detectar

posibles carencias nutricionales

o errores alimenticios en la futura

madre.

Con el fin de evitar estas

carencias, los ponentes del simposio

han hecho especial hincapié

en la necesidad de que

los farmacéuticos asesoren a las

mujeres sobre la conveniencia

de ingerir folatos en la etapa de

planificación y durante el propio

embarazo para prevenir los

defectos del tubo neural.

En este sentido, Carmen

Pardo Reguant, farmacéutica

comunitaria, ha insistido en la

relevancia del farmacéutico

como profesional que, por su

cercanía, formación y disponibilidad,

es capaz de discernir

los síntomas y facilitar pautas,

consejos y medidas higiénicodietéticas

para la prevención y

el tratamiento de las afecciones

leves que puedan aparecer

en la etapa de planificación,

embarazo o lactancia.

Por su parte, Consuelo de

la Riva Reyero, Vocal Nacional

de Alimentación del Consejo

General de Colegios Oficiales

de Farmacéuticos de España,

centró su intervención en las

necesidades nutricionales de la

mujer durante la planificación,

embarazo y lactancia, así como

en la importancia de fomentar

la educación nutricional

en las futuras madres.