El Departamento de Salud

del Gobierno británico invertirá

640.000 libras esterlinas

(696.574 euros) para auspiciar

los episodios de la serie

animada estadounidense “Los

Simpson” como parte de una

campaña a favor de la alimentación

sana.

Antes de la emisión de los

episodios especiales, el canal

mostrará personajes animados

que imitan a los miembros de la

familia Simpson sentados en un

sofá comiendo helados y patatas

fritas que luego se transforman

en alternativas más sanas.

El Gobierno británico espera

que los televidentes se

den cuenta que deberían seguir

ese tipo de comportamiento

y no la dieta a base de

cerveza y rosquillas de Homer

Simpson y su familia.