Dentro de su Estrategia frente

al Cáncer, el Ministerio de Sanidad

y Consumo se ha marcado

como objetivos para los

próximos dos años reducir el

consumo de tabaco en la población

adulta al 28%, y hasta

el 11% la tasa de obesidad en

hombres y mujeres.

Según recuerda el Ministerio

de Sanidad y Consumo,

el cáncer constituye uno de

los mayores problemas de salud

en el mundo desarrollado

y su impacto negativo incide

de manera especial en los

grupos humanos más desfavorecidos.

En este sentido,

destaca el progreso alcanzado

en los últimos 20 años, de

forma que desde el comienzo

de la década de los 90 la frecuencia

de muertes por cáncer

ha disminuido a un ritmo

medio del 0,7% anual.

Pese a que este progreso

ha llevado a cifras globales próximas

al 50% de curaciones

(supervivencias superiores a cinco

años), el cáncer sigue siendo

una de las enfermedades de

mayor prevalencia en la Unión

Europea y en España, donde

constituye la primera causa de

muerte con unas 90.000 defunciones

al año (el 25% de todas

las muertes) y 155.000 nuevos

casos anuales.

Detección precoz

y tratamiento

En cuanto a la detección precoz,

la Estrategia frente al Cáncer

se marca como objetivo

garantizar la existencia de programas

de cribado de cáncer

de mama, mediante mamografías

cada dos años a mujeres

con edades comprendidas entre

50 y 69 años. También se prevé

el acceso a programas de seguimiento

de individuos con riesgo

elevado de padecer cáncer de

mama, colorrectal y de cérvix.

Asimismo, las personas con

un riesgo elevado familiar o

hereditario tendrán garantizado

el acceso a unidades especializadas

de carácter multidisciplinar,

donde se evalúe el riesgo

individual y familiar de cáncer

de mama y colon.

En relación a la asistencia

a adultos, al año de la implantación

de la Estrategia,

toda paciente con sospecha

clínica fundada de cáncer de

mama debe poder efectuar el

inicio del proceso de confirmación

diagnóstica en los 15

días siguientes al establecimiento

de la sospecha. Dicha

prioridad se hará extensiva a

cánceres de pulmón y de colon

en el plazo de dos años.

Por otro lado, los pacientes

diagnosticados de cáncer deberán

ser tratados en el marco de

un equipo multidisciplinario e

integrado y con un profesional

que actúe como referente para

el paciente a lo largo del proceso

de atención hospitalaria. El

tiempo transcurrido desde la

decisión terapéutica hasta el inicio

efectivo del tratamiento se

ajustará a una semana para quimioterapia,

cuatro semanas para

radioterapia y dos meses para

tratamiento quirúrgico.

Respecto a la asistencia a

niños y adolescentes diagnosticados

de cáncer, la Estrategia

señala que se debe asegurar

la atención en Unidades

Multidisciplinares de Oncología

o Hematología Pediátrica

que cumplan los requerimientos

de la Sociedad Internacional

de Oncología Pediátrica.

De esta forma, se garantiza a

estos enfermos el acceso a los

protocolos de diagnóstico y

tratamiento consensuados por

las sociedades científicas nacionales

e internacionales y

una atención psicosocial y

educativa desde el momento

del diagnóstico, que les permita

continuar su desarrollo

madurativo y su educación.

Más información:

www.todocancer.org

www.msc.es